Instituto Juan de Mariana:

Consejos 2012


Ahora, que el nuevo presidente del Gobierno ha nombrado a su séquito de ministros, y la prensa y comentaristas hacen absurdos juicios de valor sobre lo capacitados que están o no —los lobbies seguirán gobernando—, vayamos a lo realmente importante. ¿Cómo podemos afrontar este 2012? El nuevo Gobierno no hará nada. La situación le viene demasiado grande. Incluso aunque recurran a Europa, tampoco arreglarán nada. La crisis también les viene demasiado grande. La única respuesta a la crisis no son medidas nacionales ni globales, sino individuales. Veamos algunas líneas:

— Huya del crédito. La falsa seguridad que da la economía del intervencionismo, protección social, del igualitarismo, de las subvenciones, del control y del dinero barato, hacen que la gente crea que solo hay épocas de bonanza. ¿Se acuerda de aquellos que decían que el precio de la vivienda siempre subiría? Paso número uno. Huya del crédito como del fuego. Viva conforme a sus posibilidades y, si quiere vivir mejor, trabaje más y defraude más impuestos (si puede ser sin que le pillen).

— ¡A ahorrar! Dicen que ahorrar en épocas de crisis es de bobos. Pues es cierto. No es el momento de ahorrar, pero nadie lo ha hecho. Es momento de abrirse un plan de ahorro, que es cuasi líquido. No es cuestión de obtener grandes rentabilidades, sino de separar el dinero de gasto diario del dinero futuro. Aunque le parezca mentira, antes una persona se hacía rica. La gente ahorraba y llegaba a mayor con dinero para vivir bien. Ahora es al revés, la gente llega a vieja sin nada. ¡Gracias, Estado del Bienestar!

— Asegure su "dinero". Tenga una cantidad importante de cash en casa. Eso siempre va bien. Compre algún metal precioso. Plata, oro, o alguna joya, incluso. Algo que no dependa de la fe en el Estado como con el dinero fiduciario. En momentos de apuro, le puede ir bien. La situación no pinta bien para 2012 y no sabemos muy bien a qué nos enfrentamos.

— Váyase a la economía privada. Todas las medidas del Gobierno solo irán a peor, por más promesas que hagan. El acceso a la medicina estatal cada vez es más difícil, la edad de acceso a las pensiones públicas aumentará. Apúntese a una mutua para asegurar su salud y la de su familia. Hágase un seguro vida pensando en su descendencia.

— Sea un mal ciudadano y un buen vecino. Todos aquellos que abogan por una sociedad mejor a través de la violencia del Gobierno (más leyes, regulaciones, impuestos...) lo hacen porque obtienen réditos individuales o corporativistas (sindicatos, partidos, lobbies, patronales...). La única sociedad que existe es la de su comunidad. Ayude a su familia y amigos si las cosas les van mal. Ayude al pobre con el que se cruza cada mañana. Implíquese con su gente, no con una sociedad hedonista que ni conoce y solo se queja cuando no les dan subvenciones. El concepto primario de "gran sociedad" es un invento del poder político para mantener a la gente adormecida y complaciente. Las naciones y grandes sociedades nacieron del latrocinio, la guerra y el crimen. No de la voluntariedad ni fraternidad.

— Queme la televisión. Ver los informativos televisivos para estar informado es una de las mayores paradojas de nuestra era. Yo desconecté la antena de mi televisor hace tres años y me dedico a escribir columnas de opinión sobre actualidad. La televisión es un recurso para el ocio. Cuando ésta no existía, la gente hacía otras cosas: jugaba a cartas, hablaba con sus hijos, su esposa, salía con los amigos... Hoy día, la masa borreguil solo sabe encender el aparato cuando llega casa para no tener que pensar ni hablar. Si una persona, hace cien años, en cuanto llegaba a casa se hubiera dedicado a hacer solitarios, incluso a la hora de cenar y hasta que se iba a la cama, le habrían llamado retrasado. No hay diferencia con el que hace lo mismo con el televisor. Hable con sus hijos, su mujer, recupere las relaciones sociales, busque una afición. Gane independencia.

— Cómprese un arma. Si no la puede conseguirla ilegal, sáquese la licencia tipo F (tiro deportivo). En este enlace ANARMA le explica cómo hacerlo. Nunca se sabe lo que puede pasar. Tener un arma para proteger a su familia, tanto en épocas de bonanza como de crisis, siempre es útil. Querer defender a su familia no es un pecado, es una virtud.

— Olvídese de la política. Solo es un circo que no aporta nada al hombre libre, al revés. Le hace creer en dioses terrenales, milagros que nunca se producen y esperanzas incumplidas. Solo la gente pobre de espíritu sigue la política y cotilleos televisados (son igual de ridículos). Sus preocupaciones tendrían que ser cosas mil veces más importantes. Como su economía, sus vacaciones, los problemas y felicidad de sus allegados. Con la política solo se gana la vida la gente mediocre, esto es: políticos y periodistas.

— Desvincúlese del Estado. Solo nos roban mediante impuestos, mediante el fraude de la deuda y el engaño de las promesas. Vivir dependiendo del Gobierno le convierte en un yonqui. Mire a los funcionarios y todos los que reciben ayudas. Empobrecidos por el Gobierno. Su vida la ha de controlar usted, no un dictador de la producción. No dude en defenderse de la extorsión de los impuestos. No se deje robar y acuda a la economía sumergida siempre que pueda. Es más barato, y ayudará a empresarios y autónomos necesitados como usted.

Son buenos pasos para empezar el 2012 con otra visión. La sociedad ha cambiado y seguirá cambiando. El Estado del Bienestar como lo conocíamos ha muerto. Lo pueden alargar más, pero ya no será lo mismo. Ahora toca individualismo. Tocan los valores tradicionales de voluntariedad, trabajo duro y colaboración con su comunidad más cercana.

JORGE VALÍN
Publicado en la web del Instituto el 23/12/2011



NOTA:
¿Se trata de un universo paralelo en el que el Instituto Juan de Mariana se ha convertido a la acracia? Este diario alucina con los consejos de este think tank español, de pensamiento liberal, que parecen copiados de nuestras propuestas ante la crisis. Pero ¿qué está pasando aquí? Porque lo que sugieren no es sólo "individualismo", como dicen, sino cooperación de vecindario, establecimiento de pequeñas comunidades autónomas, concejiles. ¿Acaso la suma de ambos conceptos no es patrimonio de la acracia?

Últimos artículos

9 COMENTARIOS:

Anónimo .

Antes pasé el enlace porque a veces flipo con lo que encuentro en la web de estos tipos, aunque los calificase como frikis por hacer unas risas, creo que realmente lo tienen muy bien estudiado, artículos como este te guían mediante enlaces a sus tesis reales, de forma que al aceptar una parte bajas las defensas ante el resto de su ideario por asociación.

Es interesante leerlos, de todo se aprende y pienso que es especialmente importante analizar al que defiende otras líneas de pensamiento, pero recordando siempre no bajar la guardia. Por ejemplo, en la web la frase depender del gobierno te convierte en un yonki, enlaza con un artículo que les quita la máscara. Neoliberalismo puro y duro.

Salud y acracia. Gracias por no tirar la toalla.

Guillermo Sáez de Balasto .

Es un discurso ácrata total, no neoliberal. Pide, como vosotros, la jibarización del Estado. Existe una corriente extremista neoliberal que se llama anarcoliberalismo que podría responder a los pensamientos de este señor, pero solo en parte. La parte asociacionista vecinal no es anarcoliberal. Tenéis razón: el discurso parece ácrata. Al señor Valín le va a costar caro lo que ha escrito: armas, economía sumergida...
Saludos.

Anónimo .

Os equivocáis, eso es más viejo que la orilla del río. Es espíritu comunitario y concejil, es tradicionalismo español puro y duro. Es carlismo, la vieja y primera resistencia al sistema liberal de cuño cien por cien ibérico.

No sé si será el caso de los ácratas, pero algunos siempre han tenido un concepto tan bajo de sus compatriotas que pensaron que importando ideas ajenas habían descubierto el mundo. Nada más lejos de la realidad.

Anónimo .

Ánimo, vuestro blog es ilustrativo. Divergencias al margen con vosotros, hay muchos puntos coincidentes.
Salud

¿Qué os parece:http://www.mundoobrero.es/pl.php?id=1545&sec=3&aut=104?

Chema .

El Instituto Juan de Mariana, Red Liberal, etc. forman parte de una corriente de pensamiento denominada liberal, pero integrada por personas muy dispares en sus pensamientos, desde neocones a anarcocapitalistas. Lo que les une realmente es la adoración al Sanedrín, todos ellos son sionistas, "Israel la única democracia de Oriente Medio". Los ancaps es lógico que se parezcan algo a los ácratas, ambos rechazan el Estado, pero la gran diferencia es que los ancaps quieren sustituir el estado por el gobierno de las corporaciones. Una mierda sin duda.

littlemore .

Os vendría bien una cura de humildad a los que andáis poniéndole etiquetas a la acracia, este artículo destila acracia pura. Sois los que andáis etiquetando de neoliberal a quien desconfía del Estado los que necesitáis revisar la coherencia de vuestras posiciones. Empecé leyendo sin saber que era extraído de otra parte y cuando vi el consejo acerca de las armas me entraron ganas de intervenir porque no es un consejo en la línea de las opiniones que leo aquí. Sin embargo la aspiración de tener armas y de que el Estado nada tenga que intervenir en esa decisión me parece muy acrática por muy de extrama derecha que la quieran etiquetar los ácratas de salón de estar. Un ácrata que siempre se pone en el papel de víctima o que se mueve en terrenos puramente teóricos y nunca desciende a la dura realidad me parece alguien muy poco serio que no tiene nada que decir de interés para sus semejantes. Cuando se habla de enemigos poderosos como banqueros y políticos con fuerzas armadas a su disposición para machacarnos no podemos asustarnos de quienes sí saben cuáles son las prioridades de un hombre.

moncho .

De acuerdo contigo littelmore.
Jorge Valín es anacap al estilo de Ron Paul y eso sí que es capitalismo(o sea, libertad).No es casualidad que se parezca a la Acracia

Anónimo .

Tu te crees que acracia es todo lo que se opone al estado?, cuidadín amigo no te pases de listo, que sea deseable la reducción/desaparición del estado no significa que no sea necesaria una cierta organización social. Lo que esta gentuza propone es el imperio del más fuerte, puro darwinismo social (la ley de la jungla). La acracia como la entiendo yo (y la mayoría de los que aquí nos reunimos) es asamblearismo, democracia directa y por tanto LA LEY DEL PUEBLO EN SU CONJUNTO, no solo la de los "mejor dotados para la supervivencia".
Así que revisa tus postulados y no vengas a darnos lecciones de nada.
MC

Anónimo .

No entiendo las suspicacias contra los anarcocapitalistas o anarcoliberales o liberales libertarios por parte de los ácratas que comentan aquí. Creo que todos hemos llegado a las mismas o parecidas conclusiones desde diferentes caminos y a base de chocar con la realidad y poner la cabeza a pensar con cierta lógica. La diferencia es que los anarcocapitalistas siguen las teorías de Murray N. Rothbard, a quie recomiendo que leáis, basadas en el principio de no agresión y el respeto por la propiedad privada individual y los contratos voluntarios. Ese el punto que nos diferencia, si como anarquistas respetamos la libertad individual, la propiedad privada y los contratos voluntarios o no. Y esto nada tiene que ver con el darwinismo social o con el apoyo a las corporaciones. Los anarcocapitalistas y otros libertarios, especialmente los agoristas, se oponen al Estado porque es el estado la fuerza bruta que permite a las corporaciones mantener sus oligopolios. Ni oligopolios o monopolios públicos, ni privados, nada debería restringir la libertades individuales, incluídas las económicas a hacer cada uno con su propiedad lo que crea oportuno. Creo que ganamos más todos en el diálogo y en la ayuda mutua para causas concretas en las que coincidamos, que haciéndonos la guerra unos a otros, cuando el estado nos devora a todos. Por cierto, no dejéis de visitar la web del partido libertario español www.p-lib.es, aunque sea para ponernos a caer de un burro :) . Salud y libertad.

Artículos anteriores

Clásicos más leídos de todos los tiempos