Había una vez...
un circo...



Y el circo continúa: nuevos atentados con cabezas de turco --delincuentes habituales-- ex-confidentes de la policía (ahora moran en el Infierno como confidentes de Satanás). Pero ¿para qué destripar los entresijos de lo evidente? Está claro siempre, siempre, siempre. Del primero al último de los atentados "islamistas" que vienen asolando Occidente. Mezclas de teatro y sacrificio de unos cuantos gilipollas atrapados en sus delitos que cambian la cárcel por la "protección" de la Policía, funcionarios eventuales del Estado con cargo a los fondos reservados, incluyendo el entierro.

Y los políticos hideputas como Hollande hablan nítido, siempre que entendamos justo lo contrario de lo que dicen: "No quiero que los franceses (es decir, quiero que los franceses) tengan miedo".

Los políticos son transparentes en cuanto comprendes que todo lo que dicen son velos que ocultan las verdaderas intenciones del Poder Global, constituido por el Sanedrín Financiero Internacional y unas decenas de miles de acólitos ansiosos de poseer cuanto más dinero falso mejor.

¿Y en España? ¿Cómo estamos, aparte de más pobres que las ratas? Pues lo mismo: después del pucherazo perpetrado por Indra* en las elecciones del junio, todos los partidos callan por la cuenta que les tiene. Incluso los perjudicados. Porque si alguien descorriera la cortina y oreara las alfombras de los despachos, la putidemocracia de que disfrutamos se iría a pique como un ladrillo en un estanque. Y eso no lo quieren ni Pedro, ni Pablo ni Judas Iscariote. Y mucho menos el ministro del Interior, que no se debe a la democracia ni al puto pueblo español, sino a la Obra de Dios.

Así que ¡a aceptar todos que el voto por correo se dobló en junio respecto al resto de las elecciones!, como si las tendencias sociales pudieran cambiar de pronto, como las pacíficas larvas se convierten en voraces ladillas cojoneras. Y como si "las israelitas" (sondeos a pie de urna y con los 50 primeros votos escrutados de una serie de mesas elegidas estadísticamente como más confiables) se pudieran equivocar en más de un 2%. Pero no es sólo eso. Hay más. Si pudiéramos analizar el programa de Indra (porque ¡mira tú!, fuera de código abierto) veríamos el parecido que tiene con el que utilizaron los Bush para ganar en EEUU en la segunda legislatura del asesino con cara de tonto al que tanto admiraba y sigue admirando Aznar. Otro que tal baila. La cadena de custodia termina en el ordenador del Ministerio. Las pruebas se destruyen, porque están ya "en buenas manos". Y ciertos partidos tienen un límite de votos. El resto pasan directamente al partido "ganador" preestablecido. Por eso el PP ha tenido 700.000 votos más de lo esperado y Podemos 700.000 votos menos.

La única noticia alentadora de este mes y pico que hace que no escribo, para los pocos seres libres que vamos quedando, ha sido el Brexit, consecuencia de una de las pocas veces que han dejado hablar al pueblo libremente. Porque el Brexit ha demostrado que la cárcel en que se ha convertido la Europa de los funcionarios a sueldo del Poder Global, empezando por la gorda de la Merkel, tiene los muros de adobo de paja y mierda seca. Por supuesto, el Reino Unido no va a irse de Europa, se van a dilatar las negociaciones más que el chocho de una elefanta de parto. Pero la Troika sabe ya que su capacidad de apriete sobre el cuello de los ciudadanos tiene un límite. De ahí que el Gobierno español se pase por el forro de los cojones el techo de déficit que se deriva del cambio del artículo 135 de la Constitución Española, que el PP cometió en contubernio con el PSOE en septiembre de 2011.

Por cierto: El futuro Gobierno está ya pactado. Los diputados de los partidos se bajarán todos los pantalones, como ya han hecho para elegir la presidencia y el resto de la Mesa del Congreso. En agosto, Rajoy volverá a ser presidente, espero que en minoría permanente por los siglos de los siglos. Pero que no nos extrañe que alcance el pacto de gobernabilidad que todos los medios aseguran que "están reclamando los españoles". Jajajajaja, es para mear y no echar gota. Como si los españoles deseáramos que el PP ponga la cuchilla, el PSOE la guillotina y Ciudadanos la cesta para irnos decapitando de uno en uno.

En fin, no quiero amargaros más la vida, salid de vacaciones y petad vuestras visas. Que a este circo le quedan cuatro telediarios.

MALDITO HIJO DE PERRA


* Indra fue elegida a dedo por el ministro del Interior, sin concurso, ni plicas ni pollas.




Artículos anteriores

Clásicos más leídos de todos los tiempos