Metamodernismo
La idea que explica todo lo que sucede
y sorprende en el planeta Tierra



El Metamodernismo es un movimiento artístico de absoluta actualidad.  Metamodernismo es decencia, ética, integridad, honestidad, verdad... Metamodernismo es oscilación y tecnología digital. Pero Metamodernismo es también apropiación de todo aquello del pasado que valga la pena(1). Es la revolución contra el Postmodernismo, que ha sido el imperio de la chanza, de la mentira y del todo vale. Pero también de las patentes, la globalización y los derechos de autor.

Primera consecuencia: la juventud está fuera de onda, y no por primera vez. O corre, o se queda fuera del progreso intelectual y moral. Sin embargo, se les espera. Los realmente jóvenes se acercan a la verdad... Redes sociales como Snapchat(2) son decencia en estado puro: "No tengo nada que decir, de momento, pero estoy aprendiendo y cambiando cada día. Por lo tanto, no quiero que quede ningún recuerdo de cómo fui ayer. No me comprometo con ninguna idea hasta que conozca el mundo real".

El Postmodernismo ha terminado. Basado en mentiras como la bomba atómica o la holofalacia, dio lugar a una forma de pensamiento nihilista absolutamente negativo. Ante la perspectiva de la muerte merecida (todos los occidentales éramos asesinos de inocentes), todo valía. "A disfrutar, que son cuatro días". Tiempos de yuppies y de porqueyolovalguismo randiano.

Se acabó.

El primer presidente postmoderno no ha sido Trump, aunque Trump lo sea, sino Putin. Pero no será el último: las elecciones en Holanda, Francia, Austria y otros países avanzados van a dar que hablar. Sobre todo a los medios cautivos del mal, y a sus serviles enanitos cabezones.

Por supuesto, los restos del postmodernismo, caducos, muertos, acusan de fascistas a Trump, a Putin y a todos los futuros presidentes de las naciones que renacen de sus cenizas. No debe extrañarnos. Los financiadores de los medios (prensa, radio, televisión, cine, arte, teatro y demás mierda mediática) conocen la falsedad de las causas que crearon el postmodernismo. Son, de hecho, sus inventores.

¿Sabéis de qué hablo? De "obras de arte" como éstas:










Basura absoluta que no vale ni el material del que está hecha, pero que los marchantes venden a ciertos idiotas que, agradecidos al Postmodernismo que los hizo ricos, gastan fortunas en auténtica mierda. ¡Y esperan hacer un buen negocio porque cada día nacen muchos más idiotas que se hacen ricos y quieren comprar mierda postmodernista!

De Duchamp a Hirst, pasando por Warhol, Bastiat, Pollock, Lichtenstein, Rothko, Koons, todo basura a costo astronómico. Los precursores fueron los dadaístas, Duchamp y su retrete industrial carísimo al frente.

Y hablo de mentiras como éstas:




La hecatombe pseudocientífica de la Relatividad einsteniana marcó el camino hacia el relativismo moral. Siguieron las dualidades cuánticas, los universos paralelos y otras sandeces que guiaron al mundo hacia el "Todo vale; en alguna otra realidad seguro que es legal".


El Arte siempre precede a las ideas sociales. Los artistas son así, tienen un sexto sentido para hacer lo que toca hacer. El metamodernismo lleva progresando desde el cambio de siglo. Los artistas metamodernos han vencido dificultades monumentales. El sistema los ha ninguneado y, por si fuera poco, los artistas son desconocedores de los fraudes que los han impulsado a ponerlo todo patas arriba. Nada saben de la ineficiencia de las bombas A y H o de holofalacias. El impulso ha sido absolutamente espontáneo como reacción al absurdo, a la injusticia, al ridículo de un sistema que encumbra a los idiotas que no tienen nada que decir. Porque el sistema premia el que no se diga nada verdadero hasta ese ridículo punto, con tal de encubrir las falacias en las que fundamente sus "valores universales" incontestables. Mientras, eso sí, mutila salvajemente a sus neonatos o se niega a comer la carne de un animal que no haya sido completamente desangrado en presencia de un sacerdote. Postmoderno, ¿a que sí? A tope de postmoderno...

Los necios también intuyen buena parte del pastel. Intuyen que si argumentan con tópicos más manoseados que el coño de una dama de la noche, el sistema los premiará. Aunque cada vez los premia menos, la verdad: un sueldo fijo quizás. Porque la mentira cuesta cada día más sostenerla, hacen falta hordas de lacayos, coros completos de enanos intelectuales que la ensalcen cada día. Y los recursos son limitados. Y los que pagan son tacaños hasta la miseria.

En fin, ahora toca enseñaros verdaderas obras de arte metamoderno actuales:









ETC, ETC, ETC...

Probablemente, acostumbrados a la mierda que os han vendido durante cien años, no veáis diferencia. Pero la hay.

¿Acaso no os dais cuenta de que todas lanzan un mensaje al espectador? "Piensa. Rebélate. Activa tus neuronas para derribar el Imperio de la Mentira". Sin traidor progresismo barato, sin cinismo, sin falacias.

En ciencia, recientes experimentos demuestran que la velocidad de la luz no es un invariante y que hay partículas millones de veces más rápidas que la luz. Los ingenieros lo saben desde hace mucho tiempo, porque fueron los responsables de poner en marcha los satélites GPS. Pero se callan porque quieren seguir cobrando a fin de mes.

¿Y en política? Pues lo mismo: la verdad ante todo. El sentimiento natural del hombre sin cortapisas, sin vergüenza de ser hombre. La Tercera República Constitucional de Trevijano, un anciano que seguramente ignora lo muy metamoderno que es. Ojalá viva muchos años.

Termino aquí, no sin invitaros a leer más sobre Metamodernismo.

Y otra cosa, lector... Te aviso: Si este post no te llega, simplemente suicídate.

Un saludo.

UN ÁCRATA METAMODERNO,
(COMO TODOS LOS ÁCRATAS
HABIDOS Y POR HABER)



(1) El único colaborador de acratas.net verdaderamente metamoderno fue Javier Castuera, alias Peter Pank. Pero Mess no supo verlo. Lo digo claro y no creo que Mess me corrija. La consecuencia de esta faceta del Metamodernismo han  sido las redes de descargas de música y películas. Kim Dotcom por poco acaba en la cárcel. Pero el Metamodernismo es imparable. Se pongan como se pongan.

(2) Snapchat, la red social en la que todo es efímero, dura segundos.








Artículos anteriores

Clásicos más leídos de todos los tiempos