Astracanadas
Lo mejor de la comedia catalana


Todos en pelotas

En Cataluña hay una triple presidencia... Un presidente "en el exilio" (en realidad un prófugo de la justicia, un sinvergüenza sin una pizca de decencia, de esos que dejan embarcado a todo el mundo y se quedan en tierra, como el Capitán Araña). Un President testaferro, que es el que ha sido investido por el Parlament. Un tal Joaquín Torra, antes abogaducho de Seguros Winterthur, un hombre con menos luces que la lancha del hachís... y un presidente en la sombra que será el de siempre, el Molt Deshonorable Jordi Pujol i Soley, el líder verdadero de Junts pel 3%, Don Pujolone, un criminal que se desenvolvería como pez en el agua en Sicilia, entre los Salvatore Riina y los Benedetto Santapaola.

¡Y es que la realidad es a veces más sorprendente que ver follar a un burro con condón!

Ni siquiera juró el testaferro Torra la Constitución --¿para qué, si no iba a cumplirla ni un minuto?--, pero no es más traidor que Junqueras, que lo hizo por imperativo legal --para dar un poco más el cante y disimular sus verdaderas intenciones-- y está ahora en la cárcel y asistiendo al juicio por el que le caerán 25 años de prisión mayor en un hotel de cinco estrellas.

Los catalanes de los lazos amarillos, todos catalanets de pro, están bastante contentos con su Govern de la República en el exilio de Waterloo --sobre todo, porque está lejos y no hace ni el huevo, que es por lo que la economía catalana no ha colapsado completamente--. Como el testaferro no tiene ni puta idea de cómo actuar en política, porque no es más que un paleto que odia a España como todo bagaje intelectual y tiene menos cerebro que una mosca del vinagre, tiene al Govern en perpetua parálisis y al Parlament prácticamente cerrado. Ese nazionanista sigue las instrucciones del golfo de Puigdemont, porque, a pesar de ser el verdadero President de la Generalitat, el constitucional, sabe que sin Puigdemont no es nadie. Para eso puso el Pelucas de presidente al más tonto que encontró. Esperemos que, al cabo de un tiempo, deje de hablarse de Puigdemont, hartos todos ya de hacer el ridículo. Pero, de momento, ahí sigue chupando de opacas cuentas de la Generalitat de Catalunya.

La Generalitat demasiado trabajo tiene con hacerse perdonar por los corruptos peperos --que, apoyados por Ciudadanos y Vox, ocuparán el Gobierno de España, a constituir en breve-- sus veleidades independentistas, ésas en las que ha dilapidado Soraya todo su poder para acabar como abogada y socia del bufete catalán Cuatrecasas por un sueldo de 180.000 € al año más propinas porque, con su perfecta estatura, se la puede chupar a los clientes en el ascensor sin agacharse. El hundido PP catalán no ha sido más que una muestra de lo que va a sucederle al PP en toda España, en las próximas generales, acosado por Vox y Ciudadanos, como resultado de la justificada moción de censura del hombre de los sobres, Mariano Rajoy.

Los ex-independentistas procedentes de Convergència i Unió, más ladrones profesionales que otra cosa, harán cualquier figura coreográfica de natación sincronizada (ver foto, cómo se preparan) para recuperar lo que tuvieron, que siempre fue más de lo que merecían y de lo que se habían ganado. Ahí es donde Pujolone ejercerá su papel de presidente en la sombra, capo de la mafia catalana, tirando de los cientos de expedientes proporcionados por el CNI "pata negra" que mantuvo activo desde los tiempos de Aznar. Un Pujol muy cabreado con esquerrans y cuperos por haberse cargado en dos años todo su esfuerzo de 30 en adoctrinamiento, acogotamiento de charnegos sin alma y establecimiento de redes clientelares y mediáticas.

En cuanto a los golpistas les va a ser muy difícil, por no decir imposible, escapar de la justicia española. No bastará con echarse unas risas o inflar mediáticamente a la extrema derecha española que ellos mismos han resucitado con sus absurdas necedades. Porque, aunque el futuro Gobierno de España quiera dejar pasar la bola, no lo van a permitir los españoles ni los 50 diputados de Vox en el Congreso. Ni la judicatura, empujada, arrastrada por el escroto si falta hace, por los cabreados charnegazos, representados por Vox en el Juicio del 1-O: Se han reunido cientos de miles de euros para pagar abogados penalistas que enchironen hasta al último golpista, porque estos últimos años los españoles han pasado más angustias que Pinocho en un aserradero. Y se han tenido que olvidar de la economía, de los derechos sociales, de las colas del paro y hasta del turrón navideño.

Puigdemont, bien aconsejado por Marcela Topor, no volverá a España nunca más. Adoptará la nacionalidad belga porque Bélgica es el único país de Europa donde no existe el delito de rebelión, que es lo que se está documentando en el juicio sin el menor lugar a dudas, y que el responsable fue él, que se empeñó en un referéndum ilegal a cualquier costo. En cualquier otro país, la euroorden de busca y captura contra él funcionaría y Puigdemont sería un político preso más. Pero Puigdemont no tiene la dignidad en la cruz de ex-seminarista Junqueras, así que languidecerá en Waterloo tratando de emular al ex-president en el exilio, el estadista Josep Tarradellas, mil veces mejor político que él.

Por su nulidad política no ha conseguido Puigdemont ultimar su finta de la Crida per la República para las generales. Es que meando desde tan lejos es muy difícil acertar en el orinal. No cuela entre la derecha catalana su Crida a los gilipollas, porque lo conocen y saben que todo su interés es seguir financiando su estancia en Waterloo a todo tren, mientras se gana el Óscar al mejor actor de comedia con sus payasadas en todo escenario en el que le dejen actuar. ¿Lo saben aquél...?

La indicada para encabezar las listas del JuntsxCat en las generales, se llame como se llame el partido o coalición, es Marta Pascal, segunda de Mas y preferida de Pujolone, una chica seria y formal, como demuestran sus excesos cárnicos. Será ella,  y no la favorita Artadi, segunda de Puigdemont, porque ya éste traicionó a Mas "el Astut", del que se suponía testaferro, en cuanto pudo. Por cierto, Mas "el Astut" está a punto de ser encausado por el Supremo en pieza separada porque su nombre ha salido en diversas ocasiones como organizador de encuentros de coordinación del grupo golpista Astúcies per a la República.

Pero bueno, ¿qué más da quién sean los testaferros políticos de la Generalitat? Da igual porque su tarea va a ser la misma: traicionar hasta los últimos vestigios del independentismo para calmar las aguas y hacerse perdonar por Felipe VI, que es el que manda en Cataluña --gracias a los Tercios y a los 6 millones de españoles que la pueblan. Un tipo que, igual que su ancestro Felipe V, tiene muy mala hostia como demostró el 3 de octubre de 2017. Y que, gracias al regalo de Pablita Iglesias, Juego de Tronos, sabe lo que hay que hacer con todos los traidores que hagan peligrar su corona. Y si no se acuerda él, se lo recordará la madre de sus hijas, la Cersei con el coño de acero corten que tiene a su lado.

Pues eso es todo lo que me dice mi bola adivinatoria, que no es de cristal, sino de plástico chino como las urnas del 1-O, y está un algo turbi-marronácea porque acabo de sacármela del culo.

Salud y República Constitucional.

MALDITO HIJO DE PERRA
(Republicano irredento)

NOTA: ¿Que ya no manda Don Pujolone, duda alguien? Mirad, mirad:

"La Junta de Tratamiento del centro penitenciario de Brians 2, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona), ha aprobado por unanimidad una propuesta de clasificación en tercer grado para el ex diputado de CiU en el Parlament Oriol Pujol, que si es aprobada le permitiría salir de día para trabajar o hacer actividades de reinserción y dormir en la cárcel entre semana." (El Mundo, 15/3/2019)




Artículos anteriores

Clásicos más leídos de todos los tiempos