Ni hembrismo ni feminazismo:
Es Misandria





Feminazismo es un neologismo torpe e inadecuado. El feminismo radical intolerante no es ni socialista ni nacionalista, sino simplemente estatalista; y, por lo tanto, subvencionable, como el resto las corrientes socialmente disgregadoras que no se oponen al Estado. Lo correcto para designar la ideología que Valerie Solanas expuso en su manifiesto SCUM (Society for Cutting Up Men, aunque scum también significa chusma, escoria, parásito y mugre) es misandria, del griego miseo "odiar" y andros "hombre", que es también un neologismo, pero preciso: el odio o aversión hacia los varones.

No tenemos nada contra Valerie Solanas, una artista lesbiana explotada por Warhol en su Factory que se hartó un buen día y tiroteó al "genio", que no era otra cosa que un mediocre publicista homosexual en pleno estallido del Gran Bienestar del Despilfarro norteamericano. Recomendamos ver la película "Yo disparé a Andy Warhol" de la directora Mary Harron. Valerie Solanas fue a la cárcel; diagnosticada de esquizofrenia, entró y salió varias veces de instituciones mentales y falleció en 1988 en una institución benéfica de San Francisco. Jamás vendió su obra. Todo esto no deja de hablar bien de ella, a nuestro juicio. Las personas valientes merecen respeto, al menos por esa cualidad.

Pero la herencia de su misandria ha llegado a España, ahora que el Estado, temeroso de que la gente se dé cuenta de que es un aliado del capitalismo, un parásito y un matón, apoya abiertamente toda división social posible, siempre que no discuta la preeminencia del Estado en el control de la vida de todos los ciudadanos españoles.

Publicamos aquí una aclaración publicada por el colectivo Febrero Feminista de Zaragoza, en el que un grupo de activistas del colectivo justifican su agresión contra el ácrata Félix Rodrigo Mora, indignadas por la presencia del conferenciante en uno de los que consideran sus espacios, a pesar de que se trataba de un local público y de que el filósofo había sido invitado a comer allí por personas próximas a dicho colectivo feminista.

Sin más, aquí está el texto y su enlace a Indymedia:

La verdad es que como mujeres y como feministas estamos tan, tan, tan hartas de tener que dar explicaciones de nuestros actos que cuando nos las exigen nos sale un “zas! en toda la boca”… Es cierto, es nuestro primer impulso al estar cabreadas. Pero el otro día no lo estábamos, estábamos reunidas, comiendo preparando nuestras jornadas que duran todo el año y si me apuras, toda la vida.

Estábamos en uno, de los que todas consideramos nuestros espacios comiendo, cuando apareció el denominado filósofo Félix Rodrigo Mora y se sentó en una de las mesas acompañado de personas cercanas a nuestras luchas. Lo cierto es que los nervios y la duda nos revolvieron el estómago recién alimentado. “¡Oh! ¡No, no puede ser verdad!” Comprobamos las imágenes y efectivamente era él. La voz de alerta que corrió como la pólvora en estos días estaba ahora en “nuestra” casa… ¿Qué hacemos? ¿Le decimos algo?… No queremos comprometer al espacio ni al resto de las personas que habían venido a comer ajenas a todo esto. Pero tampoco podemos seguir ahí cómo si nada estuviera pasando. En un intercambio rápido con las mujeres trabajadoras del espacio se decidió que no queríamos alimentarle, no queríamos “servirle”, ni que nos “honrara” con su presencia.

Sólo de pensar que en nuestro espacio se reprodujeran argumentos antifeministas a los que nos viene acostumbrando Félix Rodrigo Mora: que identifica el feminismo con el estado, “el estado policial feminista”, que nos acusa a las feministas de atacar la heterosexualidad y demonizar la maternidad, que todas recibimos subvenciones tanto estatales como de la fundación Rockefeller, a la vez defendemos el manifiesto (según él, fascista) Scum, que desde que existe la ley de violencia de género hay más mujeres asesinadas, defendiendo una supuesta revolución integral de las personas, que pone la verdadera esencia femenina de las mujeres con la maternidad en el centro… y así una joyica tras otra que nos reconcome, decidimos levantarnos pacíficamente y explicarle que estaba en un espacio feminista y que quién quiera escucharle e invitarle allá con sus errores o aciertos, pero en nuestros espacios no es bien recibido.

Suponemos que no es de agrado de nadie que le inviten a salir o le echen de un espacio público y que la situación en sí es violenta para ambas partes, en cuanto se piden explicaciones y argumentos tales como si hemos leído sus libros, o sus ensayos (que algunas si lo hemos hecho) y la contestación por su parte es la de insultarnos llamándonos “nazis, violentas”, que estamos manteniendo el feminismo institucional, que somos las culpables de sostener el heteropatriarcado… y dándonos una tarjeta invitándonos ¡¡¡a debatir sobre el tema!!!. ¿Qué tema? ¿Su antifeminismo? ¿Qué somos nazis y violentas?… con una presentación así esperamos que se entienda que no queremos debatir con él ni queremos alimentar su ego. Con sus insultos nos dio más que argumentos suficientes para echarlo del espacio.

No queremos demonizar ni a las personas, colectivos o entidades que dan o han dado cobijo a Félix Rodrigo Mora y sus argumentos, entendemos los procesos individuales y grupales de cada una. El nuestro como feministas es el de no dejar ninguna agresión sin respuesta y nuestra respuesta es desmontar el tinglado que tiene montado y que, seguramente encima le está dando de comer y viajar gratis por todo el ESTADO.

 FEBRERO FEMINISTA, Zaragoza
Publicado aquí por Indymedia


NOTAS: El estatalista anarquismo de salón se ha quedado acojonado... Y le ha retirado su invitación a Félix Rodrigo Mora para dar diversas charlas gratuitas. Eso es consecuencia del poder otorgado por el Estado al feminismo radical intolerante. El hecho es que, en cuanto pueden y tienen el poder necesario, agreden a personas y las expulsan de lugares. Mira, en eso sí que se parecen lejanamente a los nazis. En cuanto les dé por coger una cachiporra el parecido será mayor. Con protección policial incluida.

En fin, nada de esto tiene importancia. Tampoco para Félix Rodrigo Mora, que se ha hecho diez veces más famoso de lo que era.

A ver, mañas: ¿no hubiera sido mejor ningunearlo, y más si había sido invitado "a vuestro espacio" por gente próxima a vosotras? ¿Era necesario dar el cante que habéis dado? ¿Le hacéis algún favor a la mujer con esto?

Lo único que ha quedado claro es que sois capaces de dominar a los anarquistas de Zaragoza, que han desaparecido en la cloaca, aterrados ante vosotras. No quiero ni imaginar cómo correrán cuando se trate de enfrentarse con las fuerzas represivas.

Añadimos un comentario de un lector:

"El manifiesto SCUM, escrito por la lesbiana Valerie Solanas, habla del exterminio de los hombres.

Extraerles muestras de esperma y exterminarlos. Supongo que luego lanzar a los nacidos varones por el Monte Taigeto.

Un mundo con solo mujeres, altamente tecnificado, eso sí, para que la existencia de los hombres sea innecesaria.

Ignoro si harían lo mismo con el resto de las especies animales: exterminar a los caballos e inseminar a las yeguas, por ejemplo. No lo aclaran. O si llevarían su ansia feminazi hasta las especies vegetales sexuadas, cuyos miembros femeninos son los que muestran frutas, nueces o bayas.

En la actualidad, ya se exterminan los machos en ciertas especies vegetales. La marihuana, por ejemplo. Para evitar que se fecunden, pues las no fecundadas contienen más THC (Tetrahydrocannabinol).

Por cierto. La autora del Manifiesto SCUM intentó el asesinato a Andy Warhol en 1968. Pasó por la cárcel en una manifiesta represión machista y luego acabó en un manicomio, lo que hizo que a su manifiesto se adhirieran todas las locas con furor uterino del planeta, como esas del artículo de más arriba.

Esto es lo que estimula el ESTADO. Enfrentamientos así. Porque mientras hombres y mujeres se enzarzan en gilipolleces, el Estado domina y el capitalismo medra. ¡Y cómo se ríen de nosotros, nosotras y nosotr@s..."


Artículos anteriores

Clásicos más leídos de todos los tiempos