LA LIBERTAD ANTI-POLITICA Y EL DESGOBIERNO

En su libro más reciente, Teoría pura de la República (2010), Antonio García-Trevijano ha resaltado que «lo contrario del Estado totalitario no es el Estado liberal, una utopía que jamás ha tenido encarnación en el mundo estatal, sino el Estado parcelario, es decir, repartido entre los partidos estatales adueñados del poder constituyente.» Y, seguidamente, insiste en que con los partidos únicos de los Estados totalitarios y los partidos varios de los Estados de partidos –parcelarios o «parcelitarios»–, la sociedad civil se queda huérfana de representación política.

Por su parte, Dalmacio Negro, en el prólogo a la primera edición del libro de David Carrión, Tocqueville. La Libertad política en el Estado social (2010), afirma lo siguiente: «Los partidos se han apoderado de la democracia y no hay más democracia que la que ellos dicen que es democracia.»
Y concluye: «Tocqueville definió con precisión a los déspotas democráticos, al caracterizarlos por el desprecio que sienten hacia sus semejantes, de modo que sólo ellos son dignos de ser libres para hacer lo que se les antoje. El resto han de ser siervos, pero voluntarios, pues los tiranos democráticos cuidan las formas: obtienen la adhesión y obediencia apelando a la demagogia del humanitarismo igualitario.»

Fue Robert Michels quien en su libro, Los partidos políticos. Un estudio sociológico de las tendencias oligárquicas de la democracia moderna (1911), formuló una ley política –la «ley de hierro de la oligarquía»–, que expresa la inevitable tendencia de las grandes organizaciones burocráticas a ser gobernadas por un escaso número de miembros situado en su cúspide. Y como dice Dalmacio Negro, en el prólogo ya mencionado, Tocqueville tuvo tácitamente presente esa ley, influido por Montesquieu, quien declaró que «constituye una experiencia eterna que todo hombre investido de autoridad abusa de ella.»

En un artículo anterior me he referido al nuevo y original sentido político de libertad que descubren los anarquistas, la libertad antipolítica, nacido del rechazo del Estado liberal –si es que acaso existió tal forma de Estado– o de sus gobiernos, así como del Estado autocrático o totalitario de los siglos XIX y XX, donde sucumbe la libertad política y es constreñida la libertad civil. Este antipoliticismo negaba tanto a los partidos políticos como a las luchas electorales y parlamentarias. No en vano, fueron los anarquistas los primeros en subrayar las consecuencias jerárquicas y oligárquicas de los partidos políticos, como señala Robert Michels. Y, así, por ignorancia de lo que significa la libertad política moderna o, tal vez, por simple descreimiento y falta de confianza, prescribieron una sociedad con libertad civil, pero sin Estado.

Ha sido también Dalmacio Negro quien, en su nuevo libro, Historia de las formas del estado. Una introducción, ha estudiado otro modo de antipoliticismo, éste real y mucho más pernicioso que el prescrito con acertada intuición por los anarquistas. Es el antipolicitismo del desgobierno –o antigobierno– imperante en el régimen de poder de los actuales Estado de partidos, «una especie de “mafiosidad” cuyo objetivo consiste en crear amplias clientelas políticas que recuerda al despotismo oriental.

JOSÉ MARÍA AGUILAR ORTIZ
Diario de la República Constitucional

12 COMENTARIOS:

Anónimo .

JMA es amiguete de ciertos anarquistas, entre liberales y anarquistas siempre hay mucho bien rollito.

EDIT .

Ningún buen rollito, excepto en la tirria común que le tenemos al falso socialismo totalitario español. Fuera de eso, nada. Porque esos liberales no suelen serlo, sino que votan y piden el voto para el PP, que es otro partido totalitario español.

Pero, la verdad sea dicha, no sabemos qué ideología tiene Aguilar. Sólo sabemos que apoya al MCRC y que escribe en su diario, que no tiene ninguna ideología, ni de derechas ni de izquierdas. Sólo exige democracia.

Salud.

El lobo estepario .

El que es liberal de verdad, tiene puntos en común con cualquier anarquista, por supuesto que sí, en el sentido de que es partidario de un Estado al servicio del hombre (y no al revés) así como de la libertad del individuo. Ese Estado reducido en sus funciones se asemeja más al no-Estado de los anarquistas que al Estado fascista, comunista, nacionalista, etc. Otra cuestión es que el liberal, a diferencia del anarquista, se muestra reticente a asumir que no todos los hombres parten de una igualdad de condiciones a la hora de desarrollarse en sociedad, y de ese modo "barre para casa". Pero que liberalismo y anarquismo se cruzan en algún que otro punto, es cierto, y no tiene nada de vergonzante. Ya si hoy el liberalismo está muerto, como el anarquismo, es otro tema. Pero que la aspiración a la libertad es algo compartido tanto en uno como en otro caso, nadie lo niega.

El lobo estepario .

Bueno, para que veas el buen rollito que hay con los liberales (que sé que JMA es liberal), muy bueno el artículo. Y así es, los anarquistas fueron los primeros en denunciar las nefastas consecuencias que podría tener esa política de partidos que ya se vislumbraba. Como que Kropotkin negaba directamente la representatividad de los partidos. Y también Bakunin, que ni siquiera creía en la conveniencia de los referendos, pues estaban orientados a legitimar estructuras de poder que antes o después conducirían a los europeos al vasallaje y a la guerra (como de hecho así fue, ahí están las carnicerías de 1914-1919 y 1939-1945, originadas por la economía de Estado).

Anónimo .

Yo también creo que liberales puros y anarquistas tienen más puntos en contacto que anarquistas con socialistas o comunistas. Sin embargo, la mayoría de los autoproclamados anarquistas se alinean con socialistas en cuanto te descuidas. Y en ese momento hay que huir de ese grupo como de la peste.

El lobo estepario .

Eso son los anarquistas colectivistas, anónimo. Pero además, los socialistas utópicos, que negaban el Estado, no tienen nada que ver con los "socialistas" que hoy conocemos. Si le sigues el curso al socialismo en la transición del XIX al XX comprobarás que degeneró totalmente. Con los comunistas, efectivamente, nada tiene que ver el anarquismo. Como que en la URSS los anarquistas fueron exterminados sin piedad, incluso los "verdes", seguidores de Tolstoi. Los "rojos" los fusilaban en masa en los bosques y las estepas durante la guerra civil. Y no hablemos de la guerra española, porque el partido comunista, en su tentativa de hacerse con el poder a la peor manera vertical en el bando republicano, atacó una y otra vez las posiciones de los libertarios. Bueno, si hasta a Durruti probablemente le dispararon por la espalda (ahora vienen con que se pegó un tiro él mismo por accidente). Sí, hombre, sí.

Anónimo .

Se esta comentando en los mentideros de la Villa,que el director de El Plural,Enric Sopena,es pederasta,un ninfa,¿ Sabeis algo ?.

Iniciativa Debate .

¿No os empezáis a cansar de leer noticias y hacer exclusivamente de espectadores? ¿creéis de verdad que es ese vuestro papel? ¿con acudir a las urnas y aceptar lo que venga es suficiente? ¿es esto democracia?

Si habéis respondido afirmativamente es porque os han hecho creer que eso es así, y hoy más que nunca existen medios técnicos para que vuestra voz se convierta en hechos. Que no os digan lo contrario, eso sólo interesa a unos pocos, no aceptemos más manipulación.

Queremos que un señor que está para servir de la mejor manera posible a l@s ciudadan@s (el Presidente de turno) se siente cada mes en la televisión pública en horario de máxima audiencia frente a personas independientes elegidas por tod@s nosotr@s. Y queremos que sea, como ya hemos dicho, el Presidente actual, y todos los que vengan después los que tengan la obligación de hacerlo.

No hace falta imaginar mucho para entender lo que esto supondría en el desarrollo de la democracia y en nuestra vida en todos los aspectos.

Depende de vosotr@s. Firmad vuestra adhesión como han hecho ya más de 2200 personas.

No se pueden negar a hablar con el pueblo (pero hay que pedirlo).

http://iniciativadebate.wordpress.com/

Anónimo .

Iniciativaparameterlos eneltrullo y caparlos.com

A todos los de esa lista,a los de arriba y a los de abajo.

Otros quinquis,elaboradores de listas;pero quien cojones sois vosotros para elaborar listas de nada,ni de nadie.Pelmazos.

Todos ganado del presupuesto,todos complices y autores del expolio,todos gentuza a depurar,y encima pretenden seguir chupando y en las poltronas.

La unica lista valida,es una que ya haremos,con todos ellos,pero para ponerlos en la puta calle y expulsarlos de España.

José María Aguilar .

Queridos amigos de Ácratas:

Compruebo con muchísimo gusto que habéis publicado este artículo, y por ello os doy las gracias. Ya sabéis que soy gran admirador vuestro.

La República Constitucional, se basa por un lado en la idea de la organización de la libertad colectiva y el espíritu público -como expresión de "lo político"- en el seno de la res pública, es decir, es decir, en la forma de Estado republicana.

Y, por otro, lado en la democracia -como lugar de "la política"- como forma de gobierno, según sus principios fundamentales: representación de la sociedad civil en el Estado, separación en origen de los poderes legislativo y ejecutivo e independencia del poder o la autoridad judicial.

Pero es evidente que el amor a la libertad colectiva, la de todos, la libertad política - la que permite elegir y destituir a los gobernantes- es la previa condición de la república y la democracia.

Sin pasión por la libertad colectiva como fundamento de todas las libertades y derechos, no se puede ser republicano ni demócrata.

La libertad del liberalismo no es todavía -no fue tampoco- la libertad colectiva, sino las libertades individuales y los derechos, encaminadas a garantizar la libertad económica, que consideraban la fundamental.

La libertad de los anarquistas, por horror al Estado, aunque colectiva, no era tampoco política.

Hoy, merced, entre otras cosas, a la teoría pura de la democracia y de la república, estudiadas y esclarecidas por García-Trevijano, sabemos que sin libertad política colectiva y sin democracia no hay verdadera libertad ni garantía del sistema de libertades civiles.

Los que amamos la libertad, a fuer de liberales o anarquistas, amamos por encima de todo, la libertad colectiva.

Por ello luchamos por conquistarla y protegerla en el seno de la República Constitucional, la mejor síntesis teórica y práctica de las formas de Estado y de Gobierno posibles para la sociedad mundial del siglo XXI.

Un fuerte abrazo.

facebook .

¿reconoceis la eficacia de facebook?

El Nuevo Libertario .

Hay gente que es incapaz de vivir sin que otros le dirijan la vida constantemente, así que cuando se les pregunta si les parece posible la vida sin Estado no se hace de extrañar que tal idea les parezca imposible. Mi opinión es que se trata de gente confusa que no sabe distinguir el bien del mal y que carece de rumbo en la vida. Si las cosas no cambian, va a llegar un momento en el que habremos de ir a través de sólidos muros de piedra, o dar pasos en el vacío, si nuestros Sat-Navs o alguna figura de autoridad así nos lo indica. Decir que se necesita un Estado para poder organizar lo social es como decir que no se puede vivir sin las indicaciones y sentido de dirección de otras personas.

Artículos anteriores

Clásicos más leídos de todos los tiempos