ORIENTE MEDIO, AL BORDE DE OTRA GUERRA PREVENTIVA

¿Hay que recordar la absoluta desolación de veinte años de embargo, de tres guerras y de los millones de víctimas de un Iraq totalmente destruido y presa de ataques cotidianos desde la ilegal intervención británico-estadounidense en 2003? ¿Hay que recordar también los continuos bombardeos sobre Afganistán, que después de diez años de resistencia contra la invasión de la URSS pronto hará diez años de resistencia contra la invasión de Estados Unidos y de la OTAN? ¿Recordar también el interminable calvario de Palestina bajo la bota israelí y ello desde hace más de 62 años de una partición brutal e injusta seguida de una ocupación humillante y mortífera? ¿Recordar también los errores regulares que se permiten las «fuerzas de la coalición» en Pakistán, que matan regularmente a tantos inocentes en un recuento que probablemente sea a la baja? ¿Y las incesantes provocaciones del ejército sionista en las
fronteras de Líbano después de sus muchas y sangrientas intervenciones armadas en este país ocupado durante veinte años? ¿Las presiones constantes ejercidas sobre Siria acusada erróneamente en el asesinato de primer ministro libanés R. Hariri, amputada de una parte de su territorio en el Golán y siempre en el ojo del huracán?...

¿Hay que recordar a las incalculables víctimas de todos estos conflictos en una región desgarrada, desmantelada, desmembrada por los apetitos neocoloniales de un puñado de potencias occidentales que las califican despectivamente de «daños colaterales»?...

¿Hay, pues, que recordar todos estos crímenes, estos asesinatos, estos incontables heridos y minusválidos, estas familias diezmadas e inconsolables para el resto de sus vidas, esta inmensa desolación que nuestros países llamados «civilizados» perpetúan en nuestro nombre (!), la mayoría de las veces con falsos pretextos… para esperar que no olvidemos?

En estos tiempos de intensas maniobras tanto militares como diplomáticas en un Oriente Medio tan devastado por años de sanciones, de embargos, de bloqueos y de guerras múltiples, evidentemente no se trata de «añadir otra capa», sino de conservar despierto nuestro sentido crítico para no dejarnos engañar una vez más por la propaganda mentirosa que se afana en prepararnos para la próxima. Así, no habría que olvidar el libro El “lobby” israelí y la política exterior de Estados Unidos de John Mearsheimer y Stephen Walt publicado en 2007 en la editorial [francesa] La Découverte [y en castellano en 2007, por la editorial Taurus, traducción de Amando Diéguez et al. N de la t.]. Al contrario, quisiera recordar algunos pasajes elocuentes para comprender bien la estrategia desplegada por los poderosos lobbies que tratan de influenciar tanto las decisiones de la política estadounidense (y de rebote la europea) como a sus opiniones públicas.

En un capítulo consagrado a Iraq se puede leer:

« (…) En el curso del periodo que precedió a la guerra Estados Unidos era a la vez poderoso, confiaba en su superioridad militar y estaba profundamente inquieto por su seguridad; un cocktail peligroso.

Estos diferentes elementos forman el contexto estratégico de la decisión de entrar en guerra y nos ayudan a comprender lo que sustentaba y facilitó esta opción. Pero la ecuación comportaba también otra variable sin la cual la guerra nunca habría tenido lugar. Este elemento es el lobby pro israelí y, sobre todo, un grupo de políticos y de dirigentes de opinión estadounidenses que presionaban a Estados Unidos para que atacara a Iraq desde mucho antes del 11 de septiembre. La facción en favor de la guerra pensaba que el derrocamiento de Sadam mejoraría la posición estratégica de Estados Unidos y de Israel, e inauguraría un proceso de transformación regional del que se beneficiarían ambas naciones.

(…) Las presiones ejercidas por el Estado hebreo y el lobby pro israelí no explican por sí solas la decisión tomada por el gobierno Bush de atacar Iraq en marzo de 2003, pero constituyen un elemento determinante de dicha decisión.

(…) Nosotros afirmamos que la guerra estaba ampliamente motivada por el deseo de reforzar la seguridad de Israel. Era ya una afirmación controvertida antes de que empezara la guerra, pero lo es aún más ahora que Iraq se ha convertido en un desastre estratégico.

(…) Afirmar esto no equivale a decir que Israel o el lobby «controlen» la política exterior de Estados Unidos. Simplemente significa que ellos llamaron con éxito a establecer ciertas políticas y que en un contexto específico lograron este objetivo. Si las circunstancias hubieran sido diferentes, no lo habrían logrado. Pero sin sus esfuerzos, probablemente Estados Unidos no estaría hoy en Iraq.

(…) En efecto, a lo largo de los meses anteriores a la entrada en guerra los dirigentes israelíes temían que Bush decidiera finalmente no emprenderla e hicieron cuanto estaba en su poder para asegurar que no cambiara de opinión en el último minuto».

¿Por qué un rodeo semejante? Porque hoy, cuando una de las civilizaciones más antiguas del mundo está devastada y es presa de una guerra civil que corre el riesgo de eternizarse, las informaciones que se nos destilan perniciosamente procedentes de Irán son del mismo orden. El estribillo es el mismo, sólo ha cambiado la estrofa: ya no se trata de armas de destrucción masiva (ADM), sino de la bomba nuclear. ¡Pues sí! Para tratar de ocultar un poco el fracaso absoluto de la empresa iraquí (por no hablar de la de Afganistán), hay que encontrar un medio de asustar aún más a las poblaciones del mundo para que apoyen la posibilidad de una opción militar utilizando lo que produzca un impacto más fuerte en los espíritus que las ADM: ¡la bomba atómica! Todo el mundo sabe que la simple alusión al arma atómica provoca el pavor más total en el seno de las poblaciones. Regularmente se nos recuerdan las imágenes de los gigantescos hongos nucleares sobre Hiroshima y Nagasaki. La devastación instantánea y total de ambas ciudades ha marcado las memorias. Imaginar que hoy un país pueda considerar recurrir a esta tecnología basta para provocar el rechazo inmediato y su marginación de la sociedad por parte del conjunto de las naciones. Los «expertos» en comunicación lo saben bien, ellos que manipulan la información y tratan de aterrorizarnos con la sola idea de que un gobierno, enviado al ostracismo por su cultura y sus métodos, y presentado como el enemigo público número, esté a punto de utilizarla.

Pero, un poco más adelante en el libro se puede leer:

«(…) Algunos artículos de prensa afirmaban que “miembros de los servicios de inteligencia israelíes disponen de elementos que indican que Iraq está redoblando sus esfuerzos para producir armas biológicas y químicas”. Peres declaró en CNN “pensar y saber que él [S. Hussein] trata de adquirir una opción nuclear”. Según el diario hebreo Ha’aretz, Sadam había «ordenado (…) a la Comisión Iraquí para la Energía acelerar el ritmo de su trabajo». Israel alimentaba a Washington de informes alarmistas concernientes a los programas iraquíes de ADM en un momento en que, según las propias palabras de Sharon, “la coordinación estratégica entre Israel y Estados Unidos ha alcanzado un nivel precedentes”. Tras la invasión y después de las revelaciones concernientes a la ausencia de ADM en Iraq, el comité del Senado encargado de las relaciones tanto con los servicios de inteligencia como con el Knesset [el parlamento israelí] publicaron por separado unos informes revelando que lo esencial de las informaciones transmitidas por Israel al gobierno Bush eran falsas».

Ahora bien, como afirmaban en su momento Sadam Husein y sus colaboradores próximos desmintiendo el hecho de poseer ADM, el presidente Ahmadinejad y el conjunto de su gobierno no dejan de decir y de repetir que el objetivo que persigue su tecnología nuclear es de orden civil y no armamentístico. Paralelamente, ya se han hecho oír muchas voces (a las que se intenta acallar) para señalar que en el estadio actual Irán no posee ninguna arma atómica y que necesitaría muchos años antes de poder «eventualmente» fabricar una. Palabras que no han desmentido los inspectores de la AIEA (Agencia Internacional de la Energía Atómica) los cuales, dicho sea de paso, tienen acceso a ciertas plantas nucleares iraníes, ¡pero se les niega todo acceso a las israelíes!

Además, según informaciones procedentes de Al Manar (el silencio de nuestros medios de comunicación es elocuente en relación a la cuestión), parece que unos ex-agentes de la CIA acaban de dirigir una carta al presidente Obama advirtiéndole de un ataque sorpresa por parte de Israel que desencadenaría en este mes bombardeos sobre Irán, lo que obligaría a Estados Unidos a acudir en su ayuda puesto que Irán ha advertido que reaccionaría en caso de violación de su territorio aéreo, marítimo o terrestre. ¿Información o intoxicación? Sin querer jugar a Casandra, los signatarios de semejante carta parecían lo suficientemente bien situados como para tomar en serio su iniciativa. La perspectiva de unas negociaciones que se anuncian para septiembre entre el régimen iraní y Washington tras el acuerdo tripartito con Brasil y Turquía a propósito de la cuestión nuclear indispone a Tel Aviv, que teme que se aleje así la posibilidad de un intervención. Se ve claramente que tras la guerra de Iraq la de Iran serviría prioritariamente a los intereses israelíes. Del mismo modo, algunos «expertos» consideran inevitable una próxima guerra con Irán, que se desencadenaría hacia el otoño a través de un tercer Estado como Líbano (cuya resistencia armada de Hizbolá saca de quicio a Israel) que serviría de cebo y de excusa para extender el conflicto a países vecinos. El percance en torno a un árbol arrancado la semana pasada ha demostrado que la provocación israelí no duda en utilizar todo y cualquier cosa para provocar un incidente importante. Muy afortunadamente Hizbolá (el objetivo fallido del ejército israelí durante su sangrienta intervención en 2006) no ha caído en esta burda trampa y se ha abstenido de intervenir.

Acto seguido, parece que el presidente francés de vacaciones en Le Var recibió la visita relámpago de Saad Hariri, el actual primer ministro libanés, al que le habría dicho que «se debería hacer todo para evitar nuevas tensiones… ». ¡Al escuchar los sabios consejos de semejante «experto» en términos de seguridad, al menos el primer ministro libanés se podrá decir que no se ha desplazado en vano!

Por consiguiente, en este mundo profundamente enfermo, ¿acaso tenemos la memoria demasiado corta para sacar lecciones del actual desastre iraquí, afgano, palestino, paquistaní, libanés sin ver en qué infierno podría precipitarnos una nueva aventura iraní? Irán no es Iraq, ni Afganistán, ni mucho menos Líbano, ni por las dimensiones, que son cuatro veces las de Iraq, dos veces y media las de Afganistán (tras veces las de Francia)… y ochenta veces las de Israel, ni por su población casi tres veces superior a la de Iraq y más de diez veces superior a la de Israel, ni por sus posibilidades de respuesta, ni por su feroz determinación de no dejarse dictar su política de desarrollo, ni por su cultura, ignorada e incluso desconocida de la mayoría de los occidentales que la confunden con frecuencia con un país árabe en las perezosas y despectivas amalgamas que muchos de estos «especialistas» muestran en su enfoque de todo lo que no es eurocentrista. Y después de años de arrojar toneladas de bombas en los países que eran un objetivo con el fin de «asegurar» la región, de aportarle la «libertad» y la «democracia» y todas las pamplinas de este tipo, el resultado es exactamente el contrario a estas famosas teorías desarrolladas por estos «expertos» venidos a vendernos estas sucias guerras. El poder iraquí es incapaz de formar un gobierno de unidad nacional entre kurdos, sunníes y chiíes, y los atentados se multiplican; Hizbolá nunca había sido tan poderosos en Líbano; los talibán se recuperan y ganan por la mano a la «coalición»; lejos de desacreditarse, Hamás sigue siendo muy popular en Palestina y son más bien Fatah y Abbas quienes están debilitados, etc… En los hechos, estos países invadidos nunca han estado tan desestabilizados como después de la incursión de fuerzas extranjeras en sus suelos. Tras la colonización y después la descolonización fallida las nuevas políticas exteriores de Occidente siguen siendo fracasos lamentables mientras están animadas de esta noción tenaz de superioridad o de condescendencia en sus relaciones con el otro. No son sino una neocolonización mal hecha, encubierta, que mantiene de este modo el desorden y alimenta el odio entre las diferentes culturas. ¡Resulta entonces un tanto fácil declarar que nos encontramos ante un choque de civilizaciones!

Por consiguiente, en este mundo que no ha dejado de hundirse en las tinieblas, ¿sabremos movilizarnos para impedir que semejante locura venga a añadirse a tantas otras con el riesgo real de una conflagración generalizada de la región y después de sus alrededores para acabar alcanzándonos rápidamente a nuestra vez? ¿Sabremos movilizarnos para cerrar el paso a estos lobbies y denunciar sus poderosas y falaces estrategias de comunicación? ¿Sabremos movilizarnos para alertar a nuestros responsables políticos y advertirles de no de embarcarse en un seguidismo atlántico cuyo desenlace les superaría? ¿Sabremos movilizarnos para alertar a las opiniones públicas de que semejante conflicto no haría sino ahondar más aún las muchas fracturas en el propio seno de nuestras sociedades mestizas? ¿Sabremos movilizarnos para evitar lo peor tanto como nos movilizamos durante las manifestaciones deportivas mundiales? ¿O tendremos que constatar nuestra incapacidad para diferenciar en adelante entre lo esencial y lo accesorio, entre el azar y la necesidad, entre lo verdadero y lo falso, entre la realidad y lo virtual? ¿Tendremos que constatar nuestra impotencia para actuar ante lo inevitable, ante el deseo de algunos de ser todopoderosos, que podría arrastrarnos a todos nosotros con ellos en unos tormentos que ni siquiera podemos imaginar? ¿Tenemos todavía suficiente lucidez para comprender lo que representa una guerra actual, fuera de las que miramos de manera virtual a través de las ficciones de mal gusto o de los reportajes lejanos, confortablemente instalados en nuestros sofás, con la certeza errónea de que estamos al abrigo de todo?

Unas páginas más adelante en el mismo libro los profesores Mearsheimer y Walt siguen explicando:

«Destinada a hacer aparecer a Sadam Husein como una amenaza inminente, la manipulación de la información suministrada por los servicios de inteligencia fue un elemento crucial de la campaña en favor de la invasión de Iraq. Scooter Libby desempeñó un papel fundamental en esta operación acudiendo varias veces a la CIA para presiona a los analistas y exhortarles a producir elementos que vendría a apuntalar el dossier a favor de la guerra».

Así, a pesar de los desengaños que las fuerzas occidentales sufren en todos los frentes en la región, todo indica que corremos el riesgo de seguir exactamente el mismo camino que con Iraq, a saber: una manipulación de la información por medio de la repetición de mentiras sobre la naturaleza del régimen iraní (algo que ya empezó hace varios años), sobre la naturaleza de sus investigaciones en materia nuclear (a pesar de los desmentidos sistemáticos de las autoridades iraníes), sobre la naturaleza de las intenciones del presidente Ahmadinejad (cuyas palabras deforman muchos «periodistas» por medio de una traducción deshonesta), sobre la naturaleza de un peligro que se ha exagerado enormemente aunque sólo es virtual (la fabricación de armas nucleares) al tiempo que, como siempre, se presenta sistemáticamente a Israel como la futura víctima designada y que por supuesto, … «tiene derecho a defenderse», ¡salvo que en la zona es el único Estado que no ha dejado de entrar en guerra con todos sus vecinos, con la brutalidad y crueldad que conocemos!…

Siempre en el mismo libro, un poco más adelante, pero esta vez a propósito de Irán:

«El brío con el que Bush definía a Irán como una amenaza mortal para Israel pero no para Estados Unidos, así como su compromiso explícito de entrar en guerra contra Irán a beneficio de Israel empezaron a alarmar gravemente a ciertos sectores del lobby. Es lo que señalaba Forward en la primavera de 2006: ‘Dirigentes de la comunidad judía han rogado encarecidamente a la Casa Blanca que evite anunciar públicamente su deseo de defender a Israel contra posibles agresiones iraníes’. No es que estos dirigentes se opusieran a recurrir a una intervención estadounidense para proteger a Israel sino más bien que tienen miedo de que las declaraciones públicas de Bush ‘creen la impresión de que Estados Unidos considera una acción militar contra Irán únicamente a beneficio de Israel, lo que podría llevar a la opinión pública a atribuir a los judíos estadounidenses la responsabilidad de las consecuencias negativas de un ataque estadounidense contra Irán’».

Y por acabar con lo que escriben los profesores estadounidenses:

«De hecho, Israel es el único país del mundo en el que la opinión pública apoya mayoritariamente la opción militar: cerca del 71% de la población israelí, de creer un sondeo de mayo de 2007. Del mismo modo, en Estados Unidos los principales grupos del lobby son las únicas organizaciones importantes que predican la entrada en guerra contra la república Islámica. A principios de 2007, cuando un periodista preguntó al general retirado Wesley Clark por qué el gobierno Bush parecía entrar en la vía de un conflicto con Irán, éste respondió: ‘Basta con leer la prensa israelí. La comunidad judía está dividida al respecto, pero la presión ejercida sobre los políticos por los medios de negocios de Nueva York es enorme’. Clark fue tachado inmediatamente de antisemita por haber dado a entender que Israel y algunos judíos estadounidenses incitarían a Estados Unidos a entrar en guerra con Irán, pero como subraya el periodista Matthew Iglesias: ‘Todo lo que dice Clark es verdad. Mejor aún, todo el mundo sabe que es verdad’. Y por poner los puntos sobre las ies, en una obra publicada en 2006 y titulada ‘Objetivo: Irán’, el ex-inspector de Naciones Unidas en Iraq Scott Ritter escribía: ‘Que no haya la menor duda al respecto: si mañana los estadounidenses hacen la guerra a Irán sera una guerra made in Israel, y no en ninguna otra parte’. En otros términos, sin la campaña de Israel y del lobby, no habría mucha gente en Washington que considerara seriamente un ataque contra Irán».

A la luz de estos diferentes elementos, dejemos de engañarnos a nosotros mismos y miremos la realidad a la cara: ¡fracasamos ahí donde ponemos el pie! ¿Alguien acabará por hacer algún día el balance del desastre humano que ha constituido la implantación de la entidad sionista en la región árabe para arreglar un problema estrictamente europeo tras al segunda Guerra Mundial, con todos los desastres en cascada que conocemos? ¡Puede ser vertiginoso! Por no hablar del aspecto financiero, social, económico, sanitario, ecológico…

Por último, la reciente confirmación de que la retirada de las fuerzas militares estadounidenses de Iraq que el presidente Obama había planificado para el mes de septiembre sería quizá un motivo de alegría ... si no fuera el preludio de una reorganización eventual de las fuerzas para mantenerlas disponibles con vistas a una respuesta a Irán… Lo mismo que la retirada anunciada de las primeras tropas polacas, australianas, y neerlandesas de Afganistán… Al mismo tiempo, ¿qué pensar de la travesía por el Canal de Suez hace unas semanas de barcos de guerra estadounidenses e israelíes en dirección al Golfo … así como de la reciente entrega a Israel de bombas especiales, las BLU-117 que tienen la capacidad de atravesar búnqueres de cemento hundidos varios metros en el suelo… y de la repentina mejora de relaciones entre Tel-Aviv y Washington durante la última visita de Netanyahu, aunque éste sigue ignorando las conminaciones de Obama y prosigue su política de colonización en Jerusalén Oriental y en Cisjordania, arrasa los poblados beduinos del Negev y mantiene la asfixia metódica de la Franja de Gaza… y qué pensar de que el gobierno estadounidense acaba de anunciar que estaban preparados sus planes para atacar a Irán?

Con los arsenales presentes, no tomar conciencia realmente de la amenaza que pesa sobre Oriente Medio puede hacernos bascular hacia la peor crisis que haya atravesado el mundo… ¡sin saber si su desenlace no será una apocalipsis planetario! Aunque algunos iluminados desearía esta confrontación en su visión ideológica e infantil de un final de los tiempos que vería a su «Mesías» volver a la tierra, el momento es grave, indudablemente más grave de lo que lo ha sido nunca. La deflagración de esta guerra no tendrá nada de virtual y nadie sabe qué terroríficas consecuencias se desprenderían de ello ni para cuántas décadas. Si creemos que la crisis que estamos atravesando es penosa, larga y difícil, se puede pensar que no es sino un placer en comparación con lo que se desataría sobre nosotros en la hipótesis de este escenario. No podemos permanecer con los brazos cruzados y pensar que no nos concierne. Debemos hacer cuanto esté en nuestra manos (empezando por informarnos correctamente) cada uno con nuestros medios por humildes que sean, para impedir que se emprenda esta guerra, porque si se desencadena este conflicto, entonces ya no tendremos opción entre el caos de esta noticia «preventiva» o la paciencia de negociar un acuerdo equilibrado entre las partes. Sin duda es uno de los retos más urgentes que hay que destacar inmediatamente para la sociedad civil, las ONG y cada uno de nosotros. Aunque una parte del gobierno estadounidense, los neoconservadores y lobby israelí sean poderosos, siguen siendo minoritarios en número. Y digan lo que digan algunos, el presidente Obama no es el presidente Bush. A un trimestre de las elecciones a mitad de mandato en Estados Unidos, ¿podrá contener a los belicosos que le presionan por todas partes? Verdaderamente hay que espera que sí y quizá nos quede entonces un pequeño rayo de esperanza: no lo dejemos pasar…

DANIEL VANHOVE
Observador Civil en Oriente Medio
"¿Oriente Medio al borde de una noticia preventiva?"

26 COMENTARIOS:

Anónimo .

En el Estado de Israel viven algo menos de 6.000.000 de judíos y 1.600.000 árabes. Los judíos de todo el mundo no superan los 14.000.000. Pero esos pocos judíos tienen un enorme poder sobre la realidad y sobre cómo debe escribirse la Historia de una parte de la realidad pasada.

Hay un solo periodo histórico para el cual, en la sociedad democrática occidental, queda invalidado el principio de la libre investigación: el que va de los años de 1941 hasta 1945. 
 
En relación con la Segunda Guerra Mundial, se denominan revisionistas a aquellos historiadores que no aceptan el concepto corriente de la culpa unilateral de Alemania y del Japón en el desencadenamiento de esa guerra, y en un sentido más estricto a aquellos que cuestionan el «holocausto», o sea la exterminación sistemática de los judíos bajo el gobierno de Hitler, como también la existencia de cámaras de gas en los campos de concentración nazi.

Quien pone en duda el concepto corriente sobre ese periodo, arriesga exponerse a sanciones legales y al desprecio de la sociedad, como así mismo, a la pérdida de su existencia profesional. En lugar del razonamiento critico y la libre investigación, lo que vale para ese periodo es el dogma ordenado por el estado, siendo pecado la aplicación de métodos científicos. Oponerse a eso es ir a la ruina profesional y personal y, muchas veces, a perder la misma vida.

Porque los sionistas son capaces de todo absolutamente para mantener su quimera racista. De todo.

Anónimo .

A mí, los árabes me parecen unos guarros. Los judíos son más limpios. Claro que tienen cuartos de baño y ciudades con cloacas, y eso es una ventaja para la higiene. Los árabes no tienen ni agua corriente ni albañales en condiciones. Y se duchan poco. En cuanto a la comida, igual: prefiero la comida judía a la árabe. Es más abundante o, mejor, menos escasa. En ese conflicto árabe-israelí me pido el bando israelí.

Anónimo .

La distinción entre «campos de concentración normales» y «campos de aniquilamiento» sólo se hace a partir de 1960 aproximadamente. Antes se tenía por cierto que casi cada KZ tenía una cámara de gas, siendo así un campo de aniquilamiento más o menos grande. En Dachau pudo verse por algunos años una plaqueta que recordaba a los 238.000 muertos de ese campo, y todo aquél que en la RFA de la década de los años cincuenta dudara en alta voz de la existencia de la cámara de gas de Dachau, arriesgaba ser encarcelado. Ínterin y ya hace tiempo, se ha impuesto el concepto revisionista que establece que  en Dachau la cantidad de víctimas no fue de 238.000 sino de 32.000 y que ningún prisionero de ese campo fue gaseado. Los revisionistas no tienen otra meta que la de conseguir, en cuanto a Auschwitz, lo que en el caso de Dachau es de aceptación general: reducen la cantidad de víctimas a un séptimo (de un millón a aproximadamente 150.000) y declaran que las cámaras de gas de Auschwitz son una mentira, así como lo eran las de Dachau.

palestinin .

http://www.eleconomista.es/economia/noticias/2348195/07/10/Nino-Becerra-A-esta-crisis-no-la-seguira-una-epoca-de-esplendor-sino-de-casi-pobreza.html

y los españoles...¿Pintamos algo en todo eso?

Anónimo .

Y la verdad es que no hubo cámaras de gas en Auschwitz.

Ahora sí las hay. Pero todo son falsificaciones posteriores a la guerra.

Existen varíos indicios de la falsificación llevada a cabo par los polacos. Y este no es una sorpresa. Los americanos hicieron lo mismo en Dachau y durante muchos años se enseñó una cámara de gas a los turistas hasta que el gobierno alemán admitió que se trataba de una faisificación americana y fue retirada.

La evidencia de la falsificación de Auschwitz es la siguiente. Al entrar en la cámara de gas pueden verse unos orificios cuadrados en el techo. Esto se debe a que los testigos decian que los alemanes echaban par ahí los cristales de cianuro. Por eso, posteriormente, los polacos abrieron esos orificios cuadrados en el techo. Este trabajo se vio a veces, pues tropezaban con trozos metálicos de vigas. Ustedes podrán ver estes detalles porque pensamos editar un vídeo dentro de pocos meses con estas y otras evidencias. Además, los orificios fueron enmarcados con madera moderna. Estos trabajos debieron realizarse en los años 50. Pero, en 1978, se publicaron las fotos que tomaron las fuerzas aliadas en 1944 al sobrevolar Auschwitz. Ampliando estes fotografías, no aparece ninguna obertura en el techo, lo cual indice un trabajo posterior destinado a contradecir los testimonios. Es una clara prueba de la falsificación, pero hay otras. La "cámara de gas" de Auschwitz tiene dos puertas que dejan debajo una rendija de casí 10 centimetros. Esto es imposible. Una cámara de gas ha de ester herméticamente cerrada. Además, hay una ventana con cristales corrientes, que se pueden romper con facilidad. Esto seria un detalle absurdo en una cámara de ges, pero no en un deposito de cadáveres que es lo que en realidad era. No obstante, si había una cámara de gas en Auschwitz y no se muestra a los visitantes. Es muy pequeña y fue diseñada par los alemanes para desinfeccion de ropas, pues había grandes epidemias de tifus. Esta cámara sí tiene fuertes puertas de acero. No tiene ni punto de comparación con las otras. ¿Por qué hacer cámaras de gas tan seguras para la ropa y tan ridículamente débiles para las personas? Esta pequeña cámara de gas tiene su importancia.

el 'informe Leuchter'

El ingeniero americano Fred Leuchter, especialista en cámaras de gas americanas ha tomado 31 muestras de las cámaras de gas para personas y una -- con mucha dificultad -- de la destinada para la ropa. Llevo estas muestras a los laboratorios de los Estados Unidos y se encontró que en las 31 muestras de las cámaras grandes no había el mener resto de cianuros y en cambio en la muestra de la cámara de gas pequeña habia cianuro en proporci6n de 1050 mgrs. por cada Kg. Me tiene que explicar el señor Wiesenthal como es posible matar a millones de personas con CNH/Zyklon B sin dejar restos y en cambio sí dejarlos al desinfectar ropas. Este es un resultado concluyente.

Por tanto, surgen tres preguntas importantes. Si no había cámaras de gas en Auschwitz, ¿de dónde viene esa leyenda? Y digo leyenda y no mentira, pues ahora millones de personas en todo el mundo lo creen coma una religion. Yo antes también era un buen creyente. Y si no habia cámaras de gas, ¿donde están los seis millones de judíos desaparecidos?

ZHU-DE .

Esta claro que esta web esta tomada por ODESSA. Claro que hubo Holocausto, pero no como lo cuentan los Medios afines al Lobby sionista, el llamado Holocausto fue una operacion ilegal incluso para las leyes del Reich, echa por encargo como experimento de control de poblacion, ¿por quienes? inventiguen quien financiaba el partido nazi y encontrarán a los que hicieron el pedido.

larsporsena .

Mucha peña se siente orgullosa de ser occidental y representar los valores de la civilización occidental. La civilización occidental y todos los paises que la forman se sostiene gracias a la amenaza armamentistica, digase por ejemplo, si España le toca mucho los cojones a los americanos o a los israelíes, no poniendoles el culo, cerrando las bases americanas y prohibiendoles el espacio aereo español, lo más probable es que el punto final de esta historia fuese un bloqueo del país con amenaza de bombardeo. Y esta sería la razón más grande, para entrar en "razón".
Así pues, la "razón" la imponen siempre las armas en ultima instancia en nuestra extraordinariamente megaavanzada civilización. Seguimos siendo neandertales, hombres primitivos, aislados, pertenecientes a una civilización primitiva, en un planeta primitivo.

ZHU-DE .

"Mucha peña se siente orgullosa de ser occidental y representar los valores de la civilización occidental"

El término "occidental" vino a sustituir al antiguo término "cristiandad" gracias al esfuerzo propagandistico del aparato de propaganda yanqui, cuya punta de lanza eran las emisoras de la CIA Radio Liberty. El mundo "occidental" vendria a estar representado por los aliados occidentales de la IIGM en contraposicion al diablo comunista. Recogiendo los antiguos valores de la Cristiandad cuyos valedores en politica fueron las Democracias Cristianas, partidos ideados y creados por el Departamento de Estado para que con su apoyo, los Partidos Comunistas en Occidente no alcanzasen el poder por vias democraticas. El apoyo a estos quincacolumnistas mas la amenaza explicita hacia la URSS de un bombardeo atomico masivo ya desde 1950 motivo la aceptacion por esta de la "coexistencia pacifica" y el abandono de los Partidos Comunistas occidentales. Los valores de la Civilización Occidental son unica y exclusivamente los que cotizan en Bolsa. Los demás, los de la Revolucion Francesa se puden cambiar a voluntad si interfieren en aquellos.

Diógenes Sinóptico .

A estas alturas, todo el mundo conoce la verdad. No hubo cámaras de gas en los campos de concentración nazi, ni para eliminar judíos ni a otros seres humanos. Esa es la VERDAD. Pero se trata de una verdad incómoda para aquellos que vienen percibiendo fuertes indemnizaciones por tal concepto desde 1945 y todo el apoyo para masacrar a los habitantes de palestina, regalada por Occidente a los "perjudicados". La actitud de Israel, que es de lo que va el artículo, es indecente y sí que constituye un verdadero holocausto para el pueblo palestino. De modo que primero lo inventaron (son los propietarios de toda la industria cinematográfica americana y de casi toda la distribución mundial, y luego lo implementaron en carne ajena.

Algún día pagarán por ello. Esperamos todos los que creemos en la Justicia...

Anónimo .

ODESSA 2.0

El asunto del “experimento de control poblacional” de los nazis en los campos (que no es otra cosa que un bulo de la propaganda de guerra que ha “prendido” en los conspiracionistas intergalácticos de nuevo cuño) no ha sido aún llevado a la “pantalla grande” por Spielberg porque levantaría susceptibilidades entre el público sobre estas actividades, que son el pan nuestro de cada día en el mundo “libre”. Sería un buen tema para “la noria”, se imagina camarada Zhu, “de este lado los chicos de ODDESA (encapuchados, claro) y de este otro agentes retirados del KGB con Pilar Rahola como invitada especial”.

El Holocausto de los enemigos de Alemania y Europa no existió, ni en versión heavy, ni en versión light. Lo que sí existió fue una catástrofe humanitaria provocada por los bombardeos y consiguientes desabastecimientos de los campos, por efecto de los ataques “aliados”. El verdadero Holocausto fue el que sufrió el Pueblo Alemán (varios millones de muertos perfectamente localizables por métodos científicos) a manos de los bombarderos anglo-yankys y posteriormente bajo la sangrienta ocupación soviética donde toda mujer mayor de 6 años era violada por orden del prócer de bolchevismo, el judío Ilia Ehremburg, quien antes de morir donó sus “memorias” al Estado de Israel. ¡Risas y aplausos!

Todo este cuento del Holocausto, (inventado por la inteligencia británica por inspiración de sus sponsors sionistas) le vino de perlas a los bolcheviques “rusos”, ya que junto con la escenificación del infame Proceso de Nüremberg les permitió tapar convenientemente las muy ciertas atrocidades cometidas por el Ejército Rojo. Hoy las cartas están casi todas a la vista, y muchos archivos secretos de los “países del este” han sido torpemente desclasificados, y ya es evidente (para quien quiera verlo) que la farsa, y el contubernio capitalista-comunista bajo la batuta judía, ya era un hecho desde el inicio de la guerra.

Antes del “estallido” de la SGM, Hitler, para poner en jaque a las “democracias” firma un tratado de amistad con la URSS antes de proceder a la ocupación del territorio alemán traspasado infamemente a Polonia por el Tratado de Versalles, cuyos habitantes alemanes por cierto, estaban sufriendo depuración étnica (10.000 asesinatos solo en 1939) por parte de la policía polaca infiltrada por los servicios de inteligencia británico-sionistas.

Como Rusia se oponía al reclamo alemán, Stalin amenazó con quedarse con todo el resto de Polonia, entonces Hitler, dada la gravedad estratégica de esa fórmula, acuerda con Stalin un reparto más equitativo del territorio polaco. Esta fue la prueba de fuego ya que Hitler sabía que Rusia también invadiría Polonia unos días después que Alemania, y teóricamente, al haber un pacto entre ambos, las “democracias” occidentales que tenían a su vez un pacto de amistad con Polonia deberían declararle la guerra a ambos, o a ninguno. Pues NO, van y le declaran la guerra sólo a Alemania…

Todo está muy claro, no eran necesarios los archivos de la Stasi, ni el impresentable desmantelamiento vía maletines, de la URSS (quien enviaba “asesores” judíos camuflados de rusos a los árabes, y les entregaba armas defectuosas que misteriosamente fallaban en las guerras contra los judíos) para comprobar lo evidente.

Hablando de experimentos de masas y de control poblacional. Había notado la presencia de un imponente “compás” en el escudo de la extinta Alemania Oriental.

¿Habrán reencarnado en Bruselas…?

El Coro de la Abadía de Lambach (Un experimento secreto de Mengele)

Hades el Subterráneo .

El error de Hitler (y del III Reich, de paso, con todos sus generales y sus divisiones) fue no medir y valorar la fuerza del enemigo. La guerra estaba perdida de antemano. Oponerse a la Banca Judía era oponerse al mundo entero, incluyendo a la URSS. Grave error que costó la vida a varios millones de alemanes y centroeuropeos y la dignidad del pueblo germano, seguramente para siempre. El estigma del Holocausto los mancillará para siempre, aunque sea falso.

Ácratas tampoco sabe medir las fuerzas de sus enemigos. Perdón, que no los comparo con los nazis, por supuesto. Sé que son demócratas, pero cometen los mismos errores que Hitler. Están contra la Banca Judía, y eso es letal.

Al judaísmo sionista, la democracia le importa un bledo. No son demócratas más que sobre el papel. Son aristócratas, pues pertenecen a una minoría de sangre llamada a conquistar y ordenar el mundo entero. Se lo prometió su Dios y ya está.

A mí, mi Dios me prometió que sería siempre libre, hasta la muerte. Y de momento, lo va cumpliendo bien. Soy ácrata, claro. Y como tal, no requiero de más organización que la cooperativa con muy pocos otros seres humanos, a los que considero iguales. El resto, que hagan lo que les parezca, que se sometan, que vendan el virgo de sus hijas, si quieren, me da igual.

Que siga el mundo soñando, pero yo estoy bien despierto. ¡No saben lo que se pierden mientras degeneran en sus ensoñaciones!

ZHU-DE .

"Sería un buen tema para “la noria”, se imagina camarada Zhu, “de este lado los chicos de ODDESA (encapuchados, claro) y de este otro agentes retirados del KGB con Pilar Rahola como invitada especial”."

¿Encapuchados? no por favor, rubios, guapos, repeinados y con uniforme de Sturmbannführer. Lo de poner a Pilar La Arrabalera como contrincante, si que es heavy. ¡Esa señora es sionista confesa!

Lo del revisionismo lo llevais intentando desde "la mentira de Ulises", a lo mejor las nuevas generaciones tragan, no me extrañaria, lo tragan todo.

Set Free Palestina .

Por qué no permitir la investigación histórica del Holocausto? Por qué las leyes represoras a los revisionistas? Los sionistas tienen el tiempo contado. Volverán a florecer los árboles de sus despojos.

Anónimo .

Por cierto camarada Zhu, el autor de la “mentira de Ulises” era un comunista de pura cepa al igual que la mayoría de los primeros revisionistas, como usted. Es que lo rojo no quita lo revisionista.

Nos vamos marchando, que tenemos prácticas en la Abadía, estamos ensayando la versión coral de El Anillo de los Nibelungos…

Camaradas saludos.

El Coro de la Abadía de Lambach

ZHU-DE .

El Coro de la Abadía de Lambach

El dia que ensayen Tannhäuser me invitan, y, eso si, me preparan una buenas jarras de Franciskaner, off course.

Flipaillo .

Pues claro que hubo holocausto (en minúsculas) en el régimen nazi, unos cuantos cientos de miles de muertos en los campos de concentración por hambre, maltratos y fusilamientos entre disidentes políticos, judíos, gitanos y otras minorías. Es cierto que una minucia comparado con lo que están haciendo ahora en Oriente Medio, por ejemplo. Incluso los campos franquistas o bolcheviques fueron peores.

La credulidad general ante la versión oficial del holocausto, 6 millones de judíos gaseados cuando había muchos menos de 6 millones de judíos en la Europa ocupada por los nazis, cuando las propias estadísticas judías recogen una población judía mayor en 1946 que en 1942, cuando está demostrado que las cámaras de gas son falsificaciones posteriores... confirma la tesis supremacista, los goyim son gilipollas. Qué se le va a hacer. ¿Cuanta gente se cree hoy día que "Irán es una amenaza para Occidente"? Da igual que Irán no haya atacado a nadie en siglos y los yankis e israelitas hayan invadido más de 100 países en un sólo siglo y masacrado a unas cuantas decenas de millones de personas, ahí tienes a un montón de gente creyendo en "la amenaza iraní" sólo porque se lo cuentan en los telediarios, como se creen que los atentados los hace Bin Laden en lugar de la CIA-Mossad.

Hitler no estaba obligado a conquistar Europa, por mucho que los nazis lo vendáis. O le tomaron el pelo los de siempre o se le fue la olla. Ahora mismo Chávez lleva resistiendo al super-poder bastante tiempo sin recurrir a idas de olla al estilo nazi-estalo (con todos los fallos de su sistema y el hecho de ser un país tercermundista y no una potencia). Y en Islandia también parece que lo están haciendo bien. Esos sí son ejemplos útiles para hoy y no el Tercer Reich precisamente.

EDIT .

Very Big, Flipaillo. Salud.

Anónimo .

La otra pregunta, ¿de donde vino esta leyenda?. Esto tiene una contestacion muy interesante. De nosotros, los ingleses, expertes en la mentira y la falsificacion. Yo soy una excepcion, pero no otros ingleses.

La propagande es un arma muy importante durante la guerra. Aquí hay un ejemplo. Estas fotos fueron difundidas par nosotros a millares en Alemania. En ellas se ve a unos soldados alemanes ejecutando civiles yugoslavos. Posteriormente, hicimos otra version cambiando el número de víctimas mediante un hábil fotomontaje. También lanzamos faisas cartillas de reclutamiento sobre Alemania para perjudicar su economía.

El P.W.E. (Political Warfare Executive) era el departamento inglés responsable de la guerre psicologica. Tengo aquí los documentos de los archivos ingleses de éste Ejecutivo de Propaganda. Según elles, en agosto de 1942 llegaron rumores par canales judíos de que los alemanes los estaban matando par millones en cámaras de gas. El "Foreign Office" enseguida se dia cuenta de que se trataba de una mentira, pues los polacos y los judíos siempre estaban mintiendo para predisponer a Inglaterra contra Alemania. No obstante, el P.W.E. decidio emplear estes historias coma base contra los alemanes. Empezamos a arrojer sobre Alemania millones de papeles hablando de las ejecuciones en cámaras de ges. Fue una mentira de la que empezaron a oir el eco a los pocos meses.

En agosto de 1943 los primeros ministres de Checoslovaquia y Polonia, entonces en el exilio de Inglaterra, pidieron a Churchill y a Roosevelt difundir la acusacion de que Alemania estaba exterminando a millones de judíos y polacos en cámaras de gas en el Este de Polonia. El jefe de la propagande inglesa envía un mensaje a Churchill en el que desaconseja firmar esa acusación: "He descubierto que se trata de una mentira que puede paner en peligro nuestra propagande". Pocos meses después dice: "No sé cuánto tiempo más podramos mantener que los alemanes están matando judíos en cámaras de gas. Es una mentira grotesca, coma la de que los alemanas en la I Guerra Mundial fabricaban mantaquilla con los cadáveres de sus enemigos, y aquello hizo perder la credibilidad a nuestra propaganda".

Así pues, los documentos ingleses llevan a que fue Inglaterra misma quien originó el mito de las cámaras de gas.

Anónimo .

¿Que ocurrió en Auschwitz?

El 21 de septiembre de 1989, la agencia soviética Tass hizo públicos los archivos de Auschwitz y de otros campos de concentración. Aquí constan los registres de los prisioneros y de los fallecidos. Había 300.000 prisioneros en Auschwitz y el total de fallecidos resulta ser de 74.000, no de 4 millones o 2 millones, coma se lee todos los días en los periodicos. ¡74.000! Ni uno más ni uno menos.

Simon Wiesenthel tiene que explicar también esta disparidad de cifras. ¿Por qué habla él de "millones" y los archives rusos de"74.000"? De estes fallecidos, más de la mitad murieron par causas naturales (desnutrición, tifus, enfermedades... ).

Por tanto, serían asesinados menos de 40.000 prisioneros.

En el de Hamburgo murieron 48.000 personas en una sola noche. Por eso para mí Auschwitz y el "Holocausto" no son mas que una noticia a pie de página, igual que el bombardeo de una ciudad y no el episodio más sensaciónal de la guerre.

Es un crimen, pero en todo país y en todo régimen hay criminales. Quizá impulsados par los discursos antisemitas de Hitler, quien, par otro lado, hacía lo posible par proteger a los judíos.

Bueno, si no hubo cámaras de gas en los campos de concentración, ¿qué paso entonces con los 6 millones de judíos? Los datos estadísticos son muy débiles para saber si desaparecieron o no 6 millones.

Anónimo .

Y mientras, Estados Unidos anuncia que israelíes y palestinos reanudan el proceso de paz... En efecto, Washington, Moscú, la Unión Europea y la ONU ven posible que haya un tratado para crear un Estado palestino en un plazo de un año. Todo mentira. La masacre seguirá hasta el exterminio del último palestino o su expulsión de los territorios ocupados. Son ya decenas de "intentos de paz" que siempre, siempre, siempre fracasan. El propio estado de Israel "montará" un auto~atentado para justificar la reanudación de las masacres. Sabéis que es verdad... Nada los detendrá, excepto la quiebra de la Banca Internacional "de la Kipá".

Anónimo .

Hablar en los medios de "proceso de paz" es ficcionar un equilibrio de fuerzas entre contendientes que no existe. Israel y Palestina no están en guerra... Significa "Israel interrumpe, de momento, el genocidio de palestinos". Eso es todo.

Anónimo .

Por cierto, de Dresde nadie habla?

Anónimo .

Nada es lo parece, y lo que parece no es nada.

BENJAMIN FREEDMAN (El desertor que advierte a America del peligro)

Benjamin H. Freedman fue uno de los individuos más intrigantes e impresionantes del siglo XX. El Sr. Freedman, nacido en 1890, fue un hombre de negocios judío con mucho éxito de Nueva York, quien fue una vez el propietario principal de la compañía de sopa Woodbury. Rompió con el judaísmo organizado después de la victoria judeo-comunista de 1945, y pasó el resto de su vida gastando una parte considerable de su fortuna, al menos 2.5 millones de dólares, en exponer la tiranía judía que había envuelto a los Estados Unidos. El Sr. Freedman sabía de lo que estaba hablando porque había estado en las posiciones más altas de las organizaciones judías y sus maquinaciones para ganar poder en la nación. El Sr. Freedman estaba relacionado personalmente con Bernard Baruch, Samuel Untermeyr, Woodrow Wilson, Franklin Roosevelt, Joseph Kennedy, y John F.Kennedy, y otros muchos personajes de nuestro tiempo. Este discurso se dio ante una audiencia patriótica en 1961 en el Hotel Willard en Washington, D.C., con el apoyo del periódico patriótico de la época del Conde McGinely “Common Sense”.

http://trinityeyes.wordpress.com/2008/12/04/benjamin-freedman-desertor-y-whistleblower-2/

un oveju

incrédulo .

Interesante; ahora me pregunto si... Los norteamericanos, los chinos, o quien sea; desprestigiada la socialdemocracia, no querrán re-hacer el nacional-socialismo light. Por otra parte; recogiendo la propaganda norteamericana sobre los nazis... ¿Cuanta miga no habría recogido el judío Krutwig, el de ETA. Para re-crear una UCK norteña

Anónimo .

Sobre la crisis de Melilla encontré este comentario de un lectoren un periódico:

- Hay que observar la situación sin apasionamientos “inducidos”. Imbroda dice: “Yo no digo que el Gobierno marroquí haya ordenado o alentado este acoso a las mujeres policías, pero Rabat lo ha permitido y tolerado”. Si Rabat lo permite y tolera, es que lo permite y tolera sus padrinos EEUU y Francia, que a su vez son golem`s de Israel, que es el más beneficiado en crear un clima de tensión y animadversión de los españoles hacia los marroquíes, para poder seguir llevando a cabo el genocidio en Gaza y, sobre todo, un probable ataque a Irán con el mismo argumento de las armas de destrucción masiva inexistentes que se hizo en Irak, pero ahora con el falso argumento de existencia de armas nucleares, aunque los técnicos de la ONU que han inspeccionado las instalaciones iraníes niegan la posibilidad, a medio plazo, de desarrollar este tipo de armas. Armas que Israel sí tiene y no consiente que los técnicos de la ONU las inspeccionen. Como no me fío y, por experiencia, tengo argumentos para sospechar, no me extrañaría que estos “cuatro moros indocumentados” estén aleccionados y financiados, sin saberlo, por los servicios secretos del Imperio, con el beneplácito incondicional de este rey moro, que le cabe el Titanic con toda la tripulación y pasaje. -

EDIT .

Buen análisis anónimo. Es la verdad. Necesitan cambiarnos de bando. ¿Lo conseguirán? SÍ, SI NOS OBSTINAMOS EN PERTENECER A UNA BANDERÍA.

Ácratas insiste una y otra vez en abriros los ojos: el peligro y las mentiras no vienen de un lado sólo, sino de todos los que hacen política.

El sátrapa Mohammed alienta los ataques contra Ceuta, Melilla y Canarias. Cierto. Pero lo mismo que Hamas, le hace el juego a Israel.

Y como los sionistas son los dueños de toda la maquinaria de propaganda, sólo necesitan pequeños grupos de fundamentalistas infiltrados y de falsos grupos terroristas para cambiar la opinión del mundo a su antojo.

Recordad que el acoso a Melilla sucede justamente cuando israelíes y palestinos van a sentarse por enésima vez para hablar de "la paz".

Salud e inteligencia.

Artículos anteriores

Clásicos más leídos de todos los tiempos