PARA MALDITO HIJO DE PERRA

Despavorido por el hedor a olvido
que se desprende de mis antepasados
y absorto ante la inteligencia
con que los de mi raza se exterminan

Teniendo que llamar semejantes
a mamíferos peores que bestias
y teniendo que llamar existencia
a un huracán de enigma y de óxido


Provisional, infamado y maldito
aparto tus vestidos y toco tu hermosura
con las dos manos cuarteadas de venganza

Y tú, tempestuosa que buscas el raigón del placer
con un jadeo que sube de la caverna de la especie
a qué odio te refieres, de qué miseria eres el parto
qué rabia aportas a esta alcoba salvaje?

Así te necesito, víbora

FÉLIX GRANDE
(Canción de las Panteras del Deseo)

19 COMENTARIOS:

13F .

Pronóstico: EN SEIS MESES ESPAÑA ENTRA EN BANCARROTA! El jueves el Commerzbank de Frankfurt vendió toda la deuda española. Ayer hicieron lo mismo otros grandes bancos mundiales. Nota Original: "On Thursday, the Commerzbank in Frankfurt sold all the Spanish debt; yesterday other major banks in the World did the same. F...orecast: in six months Spain goes in bankruptcy!" EL 13F TODOS ANTE DE LA MONCLOA PARA ECHAR A ZPARO

ziberan .

Estimados Ácratas.

Me gustaría que le dieseis repercusión a esto:

http://huelgageneralya.wordpress.com

Porque ya es momento de dejar de quejarnos y pasar a la acción, o todas nuestras previsiones se harán realidad.

Deseémonos suerte.

Gracias.

P.S. No debemos menospreciar a aquel que no ha sido dotado de la facultad de ver más allá de sus pelotas. Se hace mucho trabajo para que siga siendo así.

MHdP .

Gracias, Potnia. Así te necesito.

MHdP .

13F:

El problema no es ZParo, sino el Régimen. El sucesor, sea quien sea, hará lo mismo que el circunflejo sonriente. O lo hará aún peor. España no tiene margen de maniobra, es esclava del régimen imperial británico al servicio de la Banda de la Kipá (también los son, sus esclavos, los EEUU).

Me importa un pito que siga ZParo veinte años más, si la única alternativa son Rajoy y su PP. Me da lo mismo: son ambos unos usurpadores de la libertad política de los españoles.

Así que no me esperes el 13F para hacer el payaso frente a la Moncloa.

Salud.

Abate Marchena .

Äcratas no desfallezcáis. Catalunya será el punto de partida de un antes y después de las próximas elecciones al Parlament.
Empleando el asambleismo y la democracia y la acción directa: El PARLAMENT declarará de manera UNILATERAL la INDEPENDENCIA si consigue la LEGITIMIDAD de la mayoría de un proyecto que ha sido previamente difundido en la Campaña electoral que viene. La LEGALIDAD la tendrá por ser unas elecciones dentro del SISTEMA aprovechando sus rendijas, ¡vamos igual que cuando la maldita TRANSICIÓN, pero con RUPTURA. El maestro Trevijano se quedará boquiabierto.
Los vascos tienen que aprender de los catalanes: Hacia la INDEPENDENCIA... sin ETA ni PUÑETAs.

Serafín .

Soy de la mismísima opinión que el Sr. MhdP: “Me da lo mismo: son ambos unos usurpadores de la libertad política de los españoles” sustituiría “son ambos” por “son todos”, pero cuenta conmigo para hacer el “payaso” el día 13F delante no de la Moncloa sino de donde me toque por proximidad.
No entiendo la poesía Dñª Potnia, pero me gusta mucho, gracias.

Anónimo .

Para encender un fuego, primero hay que generar una llama. Me parece muy noble el impulso que guía a aquellos que buscan la verdad, que en su forma política sería la forma de gobierno perfecta. Esto, además de ideal, sería factible si el conjunto de la sociedad lo demandara consciente y unitariamente. No es necesario demostrar porqué esto no sucederá mediante una transformación directa, pero puede hacerse a través de un proceso de cambios en la dirección adecuada.

Para cambiar el régimen, previamente ha de existir una reacción contraria a la estructura de poder existente, no se puede disentir con algo que aún está por llegar. La movilización ciudadana puede producir nuevas formas de asociación política, que pueden ser el germen de transformaciones más profundas. Es una oportunidad que nos debemos perder.

Por otro lado, me parece poco ético imitar a nuestros gobernantes y permanecer indiferentes a la penosa situación por la que están pasando millones de españoles. No apelaré a los valores patrios a los que pretendéis renunciar, porque os fueron mutilados, precisamente, por aquellos ante los que permanecéis inertes. Bajad de vuestros púlpitos, mirad a vuestro alrededor y comprenderéis lo insignificante que parece la teoría política, cuando no puedes dar de comer a tus hijos.

Ereb

Peter Pan .

Nosotros aportamos esto hoy:

En : http://jcastguer.blogspot.com/ : España, el único estado moderno sin territorio

En: http://ulpilex.es/Fornicar/ : Metáforas biopolíticas. Citología social, y el origen de la hegemonía sistémica

En: http://ulpilex.es/Vitruvius/ : Cerebros lavados a la espera del centrifugado

En: http://ulpilex.es/ : Últimas Resoluciones de la DGRN. Civil

Peter Pan .

"Salinger, la obcenidad del talento", en:

http://ulpilex.es/Fornicar/

Potnia .

Así me tienes.

Anónimo .

Quién sabe, puede que este sea el principio del fin del tahur de la moncloa.
http://www.periodistadigital.com/opinion/politica/2010/02/02/el-tinglado-empieza-a-derrumbarse-psoe-blanco-pajin.shtml
Auinque con esta pertinaz monarquía vendrán otros.

babau .

Al hilo de maldito...

"Permites que los hombres en el poder asuman la autoridad sobre el «Pequeño Hombrecito». Pero no dices nada. Confías a los poderosos o a los impotentes -animados de las peores intenciones-, el poder hablar en tu-nombre. Te darás cuenta demasiado tarde que una y otra vez te estás equivocando.
Te comprendo. Innumerables veces te he visto desnudo, física y síquicamente, sin máscara, sin carnet de miembro de un partido político, sin tu «popularidad». Desnudo como un recién nacido, como un mariscal en calzoncillos. Te has lamentado ante mí, has llorado, me has hablado de tus aspiraciones, de tu amor y de tu tristeza.
Te conozco y te comprendo. Te voy a decir cómo eres, Pequeño Hombrecito, ya que creo honestamente en tu gran futuro. ¡No hay duda de que te pertenece! En primer lugar mírate a tí mismo. Mírate tal como eres realmente. Escucha lo que ninguno de tus führers y tus representantes se atreve a contarte.
Eres un «pequeño hombrecito medio». Reflexiona bien el doble sentido de estas dos palabras «pequeño» y «medio»...
¡No huyas! ¡Ten el coraje de mirarte a tí mismo!
«Qué derecho tienes para darme lecciones?» Puedo ver esta pregunta en tu mirada temerosa. La oigo de tu arrogante boca, Pequeño Hombrecito. Tienes miedo de mirarte, tienes miedo de la crítica, Pequeño Hombrecito, lo mismo que tienes miedo de la potencia que se te promete. No sabrías utilizarla. No puedes imaginarte que un día podrías sentirte de distinta forma: libre y no acobardado, sincero y no traicionero; que puedes amar en pleno día y no clandestinamente como un ladrón en la noche. Tú mismo te desprecias, Pequeño Hombrecito. Dices: «¿Quién soy yo para tener una opinión personal, para decidir mi vida, para decir que el mundo me pertenece? Tienes razón: ¿Quién eres tú para reclamar tu propia vida? Te voy a decir lo que eres:
Te distingues de los hombres realmente grandes, sólo por un rasgo. El gran hombre ha sido como tú un pequeño hombrecito, pero ha desarrollado una cualidad importante: ha aprendido a ver dónde era pequeño en su pensamiento y en sus acciones... "

Escucha, Pequeño Hombrecito!
Wilhelm Reich

Anónimo .

Por favor Sonsoles digale Usted al ZuperEmbuZtero de ZParo que DIMITA ya de una puta veZ

Anónimo .

esto huele a cazerolada para este año del estilo de la de aquel verano argentino, quien tenga algo ahorrado ya puede huir con lo puesto sino quiere que le dejen sin tan siquiera pijama! que cada uno se atenga a las consecuencias de lo que está por venir que no es sino la justicia a tanto desmán y despilfarro consentido por la mayoría de la ciudadanía.

El lobo estepario .

Hola, misterioso editor, amigo encapuchado. Habrás estado atento, supongo, a las noticias de los últimos días, algunas de ellas previsibles, otras simples amagos, a modo de titulares, de lo que está por venir: la temida reducción salarial.

Si ésta cristalizara, la ciudadanía habría sentido por fin en sus propias carnes, como una res marcada, el inconveniente de la falta absoluta de verdadera libertad (por ende, política) que caracteriza a los regímenes políticos que sufrimos. Si la larga mano del velado despotismo gubernamental llegó a alcanzar el bolsillo de la "sociedad civil" cuando se salió en auxilio de una Banca irresponsable y temeraria con el dinero de todos, ahora, de producirse finalmente un "ajuste" o "revisión" (según la jerga del poder) salarial, esa zarpa rasgará visiblemente el pellejo ciudadano, y la sangre sólo será ignorada por quienes miren a otro lado, es decir, por los cobardes.

El caso es que todos vemos cómo se va allanando el camino del "consenso". Dado que los agentes implicados en éste no son sino los partidos políticos, los que todavía muestran recelo o dudas sobre la falsa representatividad del modelo parlamentario (que yo, como anarquista, que conste, extiendo a todo ejercicio de gobierno) acabarán por frotarse definitivamente los ojos con la lija de la realidad.

Resulta, una vez más, que los ciudadanos deben acatar las decisiones que en nombre del interés público, pero tomadas en el recinto privado del seno del partido, atentan notoriamente contra los intereses de una presumible mayoría. Con todo, la tergiversación sistemática del lenguaje, que llama "consenso" a lo que es un simple pacto entre sectas de poder, se impone a la evidencia de los hechos.

En el contexto actual (aunque tal y como yo lo veo, en todo contexto) las razones de la falsa representatividad de los partidos (más si consideramos los intereses en juego) son fácilmente comprensibles (la primera, la avidez por el poder), pero bastaría incluso una sencilla reflexión para intuir, cuanto menos, lo ilusorio de esa voluntad de representación: todo aquel/aquella que ha de acogerse a una disciplina verticalmente dispuesta, renunciará antes o después a sus ideas y propuestas, en aras de la cohesión del grupo al que se integra.

(Sigo...)

El lobo estepario .

Constatar tal cosa no me parece que suponga, en absoluto, denigrar los principios democráticos (hoy limitados al campo de actuación de los partidos). Los partidos, sin duda por miedo a la libre competencia, se han arrogado hace tiempo el monopolio del ejercicio de la política, en un caso similar al que observamos ahora en las grandes fusiones empresariales. El individuo ha sido declarado objeto de caza, y olvidándose entonces el discurso oficial (y oficioso) de que una sociedad no se compone sino de una suma de individuos, sufre la ciudadanía la imposición de los intereses de las élites en nombre del bienestar común, justificado todo ello por la vía del "consenso".

Ante tal situación, reclaman algunos ingenuos "listas abiertas", ignorando que, de aceptarse sus demandas, no aspirarían sino a escoger entre los diversos candidatos que el propio partido (no los electores) propone para el ejercicio del gobierno (algo así, salvando las distancias, sucede en la Cuba castrista). Estos mismos críticos no se refieren, sin embargo, al tema capital que debía convertirse en diana de su ira: el término "consenso".

No vamos a entrar ahora a analizar esta palabra, que en el ámbito de la política ha pasado a ser un eufemismo. Ya en el lenguaje científico, "consenso" suele aludir a la acpetación de un "dogma", de una "ley", entendiendo que se trata de un pacto entre investigadores acerca de una cuestión determinada, de forma que las distintas voluntades, veámoslo así, se acogen a un "marco común" en base a las pruebas empíricas obtenidas hasta entonces. La magnitud del problema cobra una mayor relevancia cuando este concepto migra al terreno de la política, por así decirlo. Entonces se revela todo el carácter eufemístico del término: "consenso" oculta, en la jerga oficial de los voceros del sistema, la realidad de un pacto entre aquellos grupos de poder que defienden sus intereses amparándose en la supuesta representatividad de los partidos.

(Sigo...)

El lobo estepario .

¿Y qué sucede entonces? Que las diversas cotorras, urracas, cuervos, etc., que graznan desde el púlpito mediático, imponen la certeza, la creencia, de que es la ciudadanía, o el "pueblo" quien se gobierna (en su conjunto) gracias al "consenso" entre sus representantes.

Esta misma ciudadanía, adormecida, se olvida de que este "consenso" se limita al ámbito del Estado, de modo que, entonces, el Estado, lejos de ofrecerse al servicio del ciudadano, se postula como autoridad máxima cuyas decisiones deben ser acatadas sí o sí por el hecho de que los supuestos representantes sociales (los hombres de partido) lleguen a acuerdos en principio provechosos para el conjunto ciudadano. Dicho de otro modo: el ciudadano pierde toda posibilidad de competencia en la toma de decisiones ya que sólo desde el Estado, copado por los partidos, gozan éstas de credibilidad a ojos de una inmensa (y malinformada) sociedad. La única vía por la que podría acceder al ciudadano a la defensa de sus intereses sería precisamente la del... partido, pero entonces, una vez acatada la inevitable y severa disciplina, tendría que retractarse o abandonar sus postulados y proyectos iniciales.

La posibilidad (reconociendo que existiera tal cosa) de una representatividad innata a los partidos, queda además anulada en un contexto como el actual, donde la alianza Estado-Gran Empresa sacrifica al individuo (ciudadano) por el beneficio, moldeando la Ley al antojo del "fuerte" según varíen las circunstancias.

(Sigo...)

El lobo estepario .

El "consenso" les ha servido a los partidos (un ejemplo paradigmático es España) para repartirse el Estado, así de sencillo. Socialistas, comunistas, "populares", fascistas... han visto defendidos sus intereses de grupo o clan en esta repartición. No así ciertos separatistas (aludo a la izquierda vasca independentista), razón fundamental de la supervivencia de ETA. Deteniéndonos en este último punto, nos quedarán pocas dudas sobre la naturaleza oportunista del "consenso".

Al aceptar este "consenso", las mutuas concesiones de los diversos grupos de poder posibilitan un reparto amistoso del "pastel", aunque de cara a la galería se represente una lucha sin cuartel por el poder (que de ser sincera, obedece en muchos a la vanidad y objetivos particulares de personas físicas concretas, a veces dentro de un mismo partido; ejemplo: la guerra abierta entre R. Gallardón y E. Aguirre).

Pero esas mutuas concesiones, ¿acaso representan a la ciudadanía? ¿Le representan a usted, que no encuentra ya, después del trato de favor dispensado al vampiro bancario, la forma de pagar a tiempo sus facturas; de cumplir los plazos con que le desangra la hipoteca? ¿Acaso ese "consenso" defiende a capa y espada los intereses de una sociedad endeudada y desnortada? ¡Cómo, si cada nueva decisión que se toma supone una llamada a "apretarse el cinturón", a "hacer un esfuerzo por el bien común", de forma que todos pierden excepto aquellos que integran el Estado y sus aliados (Banco, Gran Empresa)!

El "consenso" es la falacia de la que se valen los falsos representantes de la sociedad, del "pueblo", para meter las manos en las arcas del Estado, para legislar CONTRA el ciudadano, para, en una palabra, defender el cortijo de sus intereses particulares, de clan, casta, partido. La prueba la tenemos en una abrumadora mayoría de decisiones que contradicen las más elementales promesas lanzadas durante las campañas electorales. Ignorar esto es como considerar hermosa a una jorobada llena de verrugas. Amor ciego. Vanidad de ese ciudadano cero que aspira a integrar la prolongada farsa del poder.

(Sigo...)

El lobo estepario .

Ahora, por fin, esas verrugas deberían volverse nítidas incluso a ojos de los ciegos de conveniencia: el "consenso" empieza a zumbar de nuevo, como una colmena de abejas, en dirección a un recorte salarial. Sabemos que es la aurora de una nueva esclavitud. Sólo nos queda asumir, a todos, que, si tiene lugar, ello no se debe sino a la falta de libertad, de participación real de la ciudadanía en la toma de decisiones políticas; en fin, a la invisible jerarquía que pretende dividir el mundo en amos y vasallos, al más puro estilo de la Roma Imperial.

Salud y república para vosotros, editor y amigos!
Salud y anarquía para mis compañeros de fatiga!

¡El que resiste, vence!

Artículos anteriores

Clásicos más leídos de todos los tiempos